Además de abortos, violaciones: La lista de los horrores que Hillary Clinton no quiere ver…

No sólo tráfico de fetos, sino también violaciones de pacientes… esto es lo que esconde Planned Parenthood, la multinacional que apoya a Hillary Clinton con decenas de millones de dólares para su campaña presidencial frente a Donald Trump.

 

Hillary Clinton junto al abortista de Planned Parenthood condenado por depredador sexual, Brian FinkelHillary Clinton junto al abortista de Planned Parenthood condenado por depredador sexual, Brian Finkel

 

A cuarenta y ocho horas escasas de las elecciones más reñidas en muchos años, se han conocido nuevos y macabros detalles acerca de Planned Parenthood, la multinacional del aborto que apoya a Hillary Clinton, y esta les corresponde diciendo que una mujer puede Abortar hasta 3 horas antes del parto…

La compañía no sólo se ha dedicado al tráfico de fetos -lo que es delito federal-, como denunció David Daleiden en los famosos videos, sino que también ha encubierto numerosas violaciones y otros abusos sexuales contra las pacientes.

Cuando nació Actuall y los actuallers (seguidores como tú), hace poco más de un año, dijimos que la defensa de la democracia está inseparablemente unida a la defensa de la vida. Sin la primera, la segunda se convierte en  una farsa.

Porque si nuestras democracias occidentales practican el homicidio legalizado, la tortura –y no en una mazmorra del KGB  sino en el vientre materno-, y hasta el tráfico de cuerpos humanos troceados como hemos visto con Planned Parenthood bajo el paraguas de Obama ¿en qué se diferencian de los regímenes despóticos o de las dictaduras personales?

El “todo vale” no empezó cuando un político metió la mano en la caja, sino cuando se dio una pátina de legalidad a la muerte de inocentes, en la segunda mitad del siglo XX. El aborto es la madre de todas las corrupciones. ¿Cómo hablar de justicia, igualdad, Estado de derecho, si los gobernantes y jueces consienten la masacre de inocentes como si fuera algo normal?

Porque el Aborto es “La Masacre». Más de mil millones de víctimas inocentes se ha llevado por delante desde que se aprobaron las primeras leyes (Reino Unido, 1967 y EEUU, 1974).  Una cifra muy superior a los 200 millones de muertos causados por los regímenes totalitarios y las dos guerras mundiales.

Esa arbitrariedad, consagrada por real decreto, y bendecida por legisladores y gobernantes, explica que detrás del aborto venga todo lo demás. ¿A quién puede extrañar que esa forma de violencia suprema no vaya asociada al tráfico de fetos o a los abusos contra la mujer?

Porque eso es, tal cual, lo que contamos a continuación en un reportaje firmado por Joana Ortiz, sobre las violaciones de médicos a pacientes en Planned Parenthood.  La Asociación Provida ‘Operation Rescue’ documenta varios casos de facultativos que se aprovecharon de su situación para violar y abusar de pacientes, y que siguen ejerciendo en esos abortorios.

Se da así la terrible paradoja de que la violación -que históricamente ha sido uno de las causas para despenalizar el aborto-, se convierte en una de las consecuencias del clima de impunidad que reina en ese tipo de establecimientos (se resiste uno a llamarlas clínicas).

Terrible paradoja, pero lógica: Perdido el respeto a la vida, ¿por qué tener respeto a la mujer?

El anuncio de que Donald Trump va a cortar los fondos a Planned Parenthood hace concebir alguna esperanza de que la batalla por la vida tendrá mejor suerte que si sale elegida presidenta Hillary Clinton, la gran protectora de esa forma de crimen organizado que ha resultado ser Planned Parenthood.

En ese sentido, el martes nos jugamos muchas cosas en la causa de la vida, que es la causa de la democracia…

La propia Hillary ha dicho más de una vez que Planned Parenthood vela “por la salud y los derechos de las mujeres”, pero los hechos demuestran que es una Mentirosa Compulsiva.  La Asociación Provida Operation Rescue  señala a varios facultativos condenados por abusos sexuales, y que en la mayoría de los casos, continúan ejerciendo en distintos centros abortistas.

 

Finkel, Hardy y Reich son tres de los depredadores sexuales que han trabajado para Planned Parenthod /LifeNews
Finkel, Hardy y Reich son tres de los depredadores sexuales que han trabajado para Planned Parenthod /LifeNews

 

Entre ellos están, pero hay muchos más, por ejemplo:

Brian Finkle era un orgulloso miembro de la Federación Nacional del Aborto, y también un depredador sexual. Utilizaba su clínica para atraer a mujeres y violarlas mientras estaban sedadas.

Fue detenido y acusado de cometer 67 delitos sexuales y hasta que salió el juicio, más de 70 mujeres presentaron una denuncia. Fue condenado por 22 cargos y cumple una condena de 35 años.

Laurence Reich perdió su licencia médica tras descubrirse los abusos cometidos contra varias pacientes y tras cumplir sólo un año de libertad condicional, volvió a ejercer de forma ilegal.

Aunque la policía sospecha que sigue cometiendo delitos, siempre ha llegado a un acuerdo con la fiscalía y ha evitado ser encarcelado. ¿Por qué?

Un ex médico de Planned Parenthood fue acusado de acoso sexual a pacientes. ¿Qué sanción recibió? Sólo una amonestación pública.

El ex abortista de Planned Parenthood, Timoteo Liveright, fue acusado de acoso sexual y comportamiento inadecuado con pacientes en un centro en Delaware en 2013. ¿Qué sanción recibió por ello? Ninguna. Sólo una amonestación pública.

Lo mismo sucede con Roger Ian Hardy, de Planned Parenthood en Massachusetts.  Entregó su licencia médica tras dos años y medio de denuncias de 18 testigos que le acusaban de agresiones sexuales mientras ellas, las pacientes, se encontraban bajo los efectos de la anestesia.

En Maryland, el abortista Harold O. Alexander fue suspendido únicamente durante tres meses tras descubrirse que había cruzado los límites en su negocio abortista.  No se ha retirado: sigue realizando abortos ilegalmente en sus instalaciones, sin licencia.

Esto es sólo un botón de muestra del clima de impunidad que reina en los abortorios de EEUU, muchos de ellos de la red de Planned Parenthood. Del que nadie habla, y que apenas se investiga. 

El presidente de Operation Rescue, Troy Newman, afirma: “si se supiera lo que sucede dentro de las clínicas abortistas, la gente no podría dormir por las noches”.  “Con la protección política que reciben, los centros abortistas proporcionan a los depredadores sexuales un ambiente fácil para abusar de las mujeres”.

 

Ese clima de impunidad se debe, en parte, a la protección que los poderes públicos han brindado a Planned Parenthood. La multinacional del aborto ha sido la niña de los ojos de la Administración Obama, que devolvía así el favor por la donaciones económicas recibidas.

Ese maridaje ha continuado con la candidata Hillary, a la que la Abortera ha aportado al menos 50 millones de dólares.

Cecile Richards (presidenta de Planned Parenthood) y Planned Parenthood son aves del mismo plumaje. Intentan engañar al público y encubrir a los abusadores sexuales “, cuenta Troy Newman y afirma que “Clinton continuará el encubrimiento de sus amigos del cartel del Aborto si es elegida presidenta.”

 

 

 

ETIQUETAS:  Aborto   Hillary Clinton   Planned Parenthood

Nacida en Madrid y amante de la lectura. Esta estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos comenzó como fotógrafa en Europa Press y da sus primeros pasos como redactora en el diario Actuall. No hay mejor entrenamiento que la vida misma.
 
 

 

Recibe el Brief de Actuall en tu email

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario

Usted debe Logueado Introduzca un comentario.