Aquí está el Cáncer que está llevando a la Sociedad Civil y a la Iglesia Católica, al Abismo y es el Racionalismo, el Naturalismo, el Liberalismo, el Protestantismo, el Modernismo…

Este es el cáncer que está devorando a la Iglesia y la está tirando por los suelos, corrompiendo a quienes debían ser Sal y Luz del Mundo, a muchos Pre-bostes y Príncipes de la Iglesia.

Estos cada vez se guían más por las Logias Judeo-Masónicas, “La Sinagoga de Satanás”, que dan Culto de Latría a Lucifer (El Padre de la Mentira y Homicida), y sus falsas Filosofías e Ideologías: el Racionalismo, el Naturalismo, el Liberalismo, el Protestantismo, el Modernismo…   Y para más detalles os paso un extracto sacado de los siguientes Artículos: 

  1. EL LIBERALISMO ESTÁ CONDENADO, la Suma de Todas las Herejías.

  2. Sobre el Liberalismo II.

La independencia o emancipación de la razón, de ahí la terrible herejía del racionalismo o naturalismo que engendra luego los errores sociales del laicismo, liberalismo, socialismo y comunismo, etc…». (De Lamennais a Maritain, ed. Theoria, Buenos Aires, 1967, p. 111 – 112 – 113).

 

Todos son obra de la Judeo-Masonería que da culto a Lucifer con el Talmud, son “la Sinagoga de Satanás” como decía Nuestro Señor JesuCristo de parte de los fariseos, escribas, saduceos y sacerdotes de Israel, y la Santa Vidente Ana Catalina Emmerich.

 

Del Experto en Temas de Ideología de Género y Politólogo, Pablo Muñoz Iturreta, en su Artículo “Comentario al análisis del P. Fuentes a “El Libro negro de la nueva izquierda” de Laje y Márquez”, nos explica lo siguiente:  «El Liberalismo, a su vez engendró por un lado el Modernismo y por otro el Comunismo, su vertiente más Violenta».  El liberalismo, históricamente, se manifiesta de dos maneras: un liberalismo blando, al cual se le llama simplemente “liberalismo”, y un liberalismo de línea dura, al cual se le llama “Comunismo”.

 

Ambos hunden sus raíces en el mal llamado Filósofo Francés Rousseau, que decía que nuestra sociedad ha perdido su “estado natural” y nos hemos convertido en animales sociales, morales, culturales, artísticos, racionales, políticos, y esta es la razón por la cual somos miserables: hemos perdido nuestra simplicidad natural. ¿Qué podemos hacer para remediarlo? El liberalismo duro, el totalitario, simplificador, el que lograba una sociedad sin distinciones ni diferencias, en otras palabras: el comunismo. Esto nos llevaría más cerca del estado original de la naturaleza humana. ¿Se entiende mejor entonces por qué Marx sostenía que en el origen la humanidad vivía en una especie de “sociedad comunista matriarcal”? (ver acá).   Una de las cosas que Rousseau planteó para lograrlo fue la instauración de una “religión civil” que suplante al cristianismo. Es por eso que el liberalismo y el proceso de secularización del mundo están íntimamente unidos. 

 

Y aquí viene el meollo de la cuestión: Fue el pensamiento de Rousseau el que inspiró a los jacobinos de la Revolución Francesa, los cuales instauraron la República Francesa para expulsar el cristianismo, y en cuyo proceso masacraron a 100,000 personas con la guillotina en París, y otros cientos de miles en la región de Vendée y otros territorios católicos. Y para complicar las cosas, estos revolucionarios actuaron con el apoyo del recién formado gobierno de los Estados Unidos, e incluso adoptaron la declaración del Estado de Virginia como base de la famosa Declaración Universal de los Derechos del Hombre, del cual el liberalismo hace tanto alarde. ¿Pero acaso la revolución francesa no fue una revolución comunista decía más arriba? Si, fue ambas, de hecho, fue una revolución comunista y liberal, o mejor dicho, fue una revolución iluminista, la cual incluye a ambos hijos: el liberalismo blando y el liberalismo duro (comunismo). No porque sí Marx diría años después que el error más grande de la comuna de la Revolución Francesa fue no haber matado más personas… y que cuando se impusiese su comunismo no debía fallar en eso. Y bien que lo escucharon Lenin, Stalin, Mao, Fidel Castro, el Che Guevara…

Entonces aclaremos nuevamente: Rousseau es el padre del liberalismo contemporáneo, que por una contradicción interna dio origen al liberalismo blando y al liberalismo duro. Ambos liberalismos representan un rechazo total al cristianismo. El liberalismo blando triunfó finalmente en Francia, en los Estados Unidos, y en Inglaterra. El liberalismo duro triunfó en los países comunistas. Y después de tantos conflictos mortales, el liberalismo contemporáneo busca fusionarse nuevamente, en una especie de Marxismo liberal/cultural, lo que Marquez y Laje acertadamente llaman el “Neomarxismo”. Que en realidad de nuevo tiene sólo la aplicación contemporánea en las “minorías oprimidas”, porque ya estaba presente en lo interno de Rousseau y en su aplicación concreta en la muy liberal y totalitaria Revolución Francesa.   

 

El Liberalismo es la materia prima, la base, de todos los errores modernos: Protestantismo, Sillonismo, Progresismo, Socialismo, Comunismo tal como afirma Mons. Lefebvre[5]

El Liberalismo es el Naturalismo, el Racionalismo, el Laicismo, el Modernismo.

El Liberalismo es el fundamento del Modernismo, y el Modernismo es, tal como lo define San Pío X en la encíclica Pascendi, el conjunto de todas las herejías; luego el Liberalismo es el fundamento de todas las herejías. Así se explica el interrogante que el P. Ramière formula en los siguiente términos dando una visión profunda de lo que el Liberalismo implica: «¿No es cierto, en efecto, que todas las doctrinas erróneas, por más diferentes y opuestas que sean entre sí, el ateísmo, el deísmo, el racionalismo, el protestantismo, el indiferentismo más desdeñoso y el más ardiente fanatismo, se reúnen hoy día, bajo la bandera de liberalismo, en un inmenso ejército para proclamar la prescripción de los derechos de Jesucristo, y negar su soberanía social? ¿No es verdad que este error (el catolicismo liberal) tiene, aún en los mismos creyentes un poder de seducción incomparablemente mayor que todos los demás errores?». (Las Doctrinas… p. 40).

Todo el mundo se ha vuelto Liberal, todos quieren hacer lo que le da la Gana, y muchos eclesiásticos animan a hacer cada uno de su capa un sayo, y que en la Esfera Privada o Personal todos pueden hacer lo que quieran con TOTAL LIBERTAD.

 

El Libre Albedrío, causa de la Caída de unos 3 mil millones de Ángeles (más o menos), y de Adán y Eva y Todos los demás hombres, es la esencia del Árbol del Bien y del Mal, el mayor Don que Dios nos ha dado, y el que causa la Condenación de MUCHÍSIMOS cuando se usa MAL.

 

Lo que nadie dice es que “La Libertad es Poder hacer lo que DEBEMOS HACER, Y NADA MÁS”.  Siempre debe escoger EL BIEN, está Orientada Siempre por el DEBER MORAL, POR LA LEY NATURAL DIVINO POSITIVA.

 

El que por Ignorancia o Maldad, escoge El MAL, no es Libre sino Esclavo de su PECADO, y esclavo del Padre de la Mentira y Homicida, y si no se Convierte a LA VERDAD que es DIOS, va camino de SU CONDENACIÓN ETERNA.

 

Las personas con Responsabilidad de Gobierno de Naciones o que tienen la Patria Potestad, No Pueden decir a sus Gobernados o Hijos, “Yo les doy plena Libertad para que hagan lo que Quieran, presuponiendo que la van a usar siempre bien”…  La Libertad es un Don de Dios, que Nadie puede dar, ampliar o regalar a otros.  Es cada persona la que debe hacer un uso Totalmente Responsable de su Libre Albedrío… 

 

Aquel que Gobierna o tiene la Patria Potestad, y “Hace lo que Quiere porque Puede es un Tirano”, y el que “Hace lo que Quiere porque DEBE, y Busca Siempre el Bien Común de sus Gobernados”, estos son una Bendición de Dios, y absolutamente Necesarios, como lo Fue Francisco Franco, que evitó que España se convirtiese en un GULAG COMUNISTA Y BOLCHEVIQUE.  Un Gran Católico digno de Admirar y de Canonizar, pero bien Pronto.  

 

Esto hay que dejarlo muy claro, lo demás no viene de DIOS SINO DEL DIABLO….

««««  Queda así claro por qué el liberalismo es una herejía. Y esto incluido también el catolicismo liberal como asevera el P. Castellani al referirse a las tres ramas del Apocalipsis, que son tres herejías: «El comunismo no es un partido; el comunismo es una herejía. Es una de las tres ranas expelidas por la boca del diablo en los últimos tiempos, que no son otros que los nuestros. Las otras dos ranas – herejías palabreras que repiten siempre la misma canturria y se han convertido en guías de los reyes, es decir, en poderes políticos – son el catolicismo liberal y el modernismo». (Cristo… p. 204).

 

«…las Tres Ranas son tres herejías (nominatim, “por su nombre”):  el liberalismo, el comunismo y el modernismo o naturalismo religioso». (El Apokalypsis p. 97).

 

El P. Julio Meinvielle relacionando el liberalismo con el naturalismo dice al respecto: « El error “naturalista” que también se llama “racionalismo” o “filosofismo” es la herejía peculiar y distintiva del mundo moderno. Proclama la suficiencia de la humana naturaleza para alcanzar su felicidad. En el fondo constituye la esencia misma de todas las herejías. (…)

 

La independencia o emancipación de la razón, de ahí la terrible herejía del racionalismo o naturalismo que engendra luego los errores sociales del laicismo, liberalismo, socialismo y comunismo». (De Lamennais a Maritain, ed. Theoria, Buenos Aires, 1967, p. 111 – 112 – 113). Y más adelante evocando al gran Cardenal Pie señala: «El célebre Cardenal Pie, que fue a mediados del siglo XIX el gran luchador de los Derechos divinos de la Iglesia contra la herejía del naturalismo y del liberalismo y que había de ser una de las mayores lumbreras del Concilio Vaticano, siendo Vicario General de Chartres en 1848, expone los principios justos sobre este punto». (Ibíd. p. 128 – 129). Con lo cual queda más que clara la herejía liberal.

 

El Liberalismo es la materia prima, la base, de todos los errores modernos: Protestantismo, Sillonismo, Progresismo, Socialismo, Comunismo tal como afirma Mons. Lefebvre[5]

El Liberalismo es el Naturalismo, el Racionalismo, el Laicismo, el Modernismo.

El Liberalismo es el fundamento del Modernismo, y el Modernismo es, tal como lo define San Pío X en la encíclica Pascendi, el conjunto de todas las herejías; luego el Liberalismo es el fundamento de todas las herejías. Así se explica el interrogante que el P. Ramière formula en los siguiente términos dando una visión profunda de lo que el Liberalismo implica: «¿No es cierto, en efecto, que todas las doctrinas erróneas, por más diferentes y opuestas que sean entre sí, el ateísmo, el deísmo, el racionalismo, el protestantismo, el indiferentismo más desdeñoso y el más ardiente fanatismo, se reúnen hoy día, bajo la bandera de liberalismo, en un inmenso ejército para proclamar la prescripción de los derechos de Jesucristo, y negar su soberanía social? ¿No es verdad que este error tiene, aún en los mismos creyentes un poder de seducción incomparablemente mayor que todos los demás errores?». (Las Doctrinas… p. 40).

 

El Liberalismo engendra a su vez el Modernismo: «Liberalismo, el cual a su vez engendró por un lado el modernismo y por otro el comunismo». (Cristo… p. 172), modernismo que es como muy bien dice el P. Castellani un naturalismo religioso y que será precisamente la religión idolátrica del Anticristo, la falsa religión de un cristianismo adulterado: «He insistido en este libro sobre el “naturalismo religioso”, o “modernismo” como religión del Anticristo, por ser lo que yo he estudiado, y lo que SE VE; esto no quiere decir excluir o no conocer otros elementos del “ejército del Anticristo”: como la magia y el satanismo (indicados en el Apokalypsis con el nombre de “brujos” los cuales a la segunda fiera tienen por capitán) no menos que la Masonería y la conspiración judaico-financiera, tan denunciada hoy día». (El Apokalypsis… p. 340).

 

El Liberalismo con su libertad de culto (y de conciencia) proclama la apostasía legal de la sociedad. Lo dice el Papa León XIII en su carta E giunto del 19/7/1889 al emperador de Brasil: «Nosotros hemos demostrado cuan errónea es la doctrina de aquellos que bajo el nombre seductor de libertad de culto, proclaman la apostasía legal de la sociedad, apartándola así de su autor divino». Por esto el liberalismo que inspira la libertad religiosa, como afirma Mons. Lefebvre en su libro Le Destronaron (p. 199), nos conduce a la Apostasía. La Gran Apostasía anunciada por las Sagradas Escrituras para el fin de los tiempos, para los tiempos apocalípticos que tendrán lugar antes de la Parusía y nos trae el Reino del Anticristo, Reino de falsa paz y prosperidad, falso Reino y efímero.

 

El Liberalismo nos lleva a la Apostasía de las naciones de los gentiles, que estamos palpando, y que pocos advierten con claridad. Lo cual advirtió Mons. Lefebvre con gran valor y entereza de espíritu: «“Del liberalismo a la apostasía”; tal es entonces el tema de estos capítulos. Ciertamente, ¡Vivir en un tiempo de apostasía no tiene en sí nada de agradable!». (Ibíd. p. 11).  »»»»

Liberalismo – el Cáncer que está llevando a la Sociedad Civil y a la Iglesia Católica, al Abismo – Liberal – Liberales Conservadores.

 

  1. https://books.google.es/books?id=6yu-GLGAgq4C&pg=PA139&lpg=PA139&dq=herejías+nominatim&source=bl&ots=yX5bVqhwN9&sig=NUDHjeUPRDWLz3rLnQOUDbHK1O4&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwiU-ZHt2PveAhXJAsAKHaB2C18Q6AEwAHoECAkQAQ#v=onepage&q=herejías%20nominatim&f=false

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

Los comentarios se han cerrado