CÓMO REZAR EL SANTÍSIMO ROSARIO… Por Pablo Hernández Franyutti.

Por Pablo Hernández Franyutti  – 26 Agosto de 2004

Contacto:  satphf @ gmail.com

 

Ahora Pablo nos va a explicar con detalle como se Reza el Santísimo Rosario y cómo No se Debe Rezar, y el error muy grave de Juan Pablo II de incluir los Misterios Luminosos a una Perfecta Oración que nos vino del Cielo, con el Propósito de que el Pueblo reciba menos Gracias y Dones del Espíritu Santo.

«Rezar es elevar el alma a Dios, es invocar su Divina Presencia».

 

Pablo en su magnífico Libro La Verdad que toda persona debe saber”, para vivir centrado sabiendo en qué Universo Creado por Dios, vivimos. No para de desmontar mitos y falsas Leyendas, Herejías y Falsedades del Cientifismo Materialista y Reduccionista.  En tan pocas hojas, muy pocos pueden hacer una defensa tan Detallada y Completa de la Verdad y de la Trinidad.  El libro es Ameno y denso a la vez.

 

Con citas y datos Históricos desmenuzados hasta el detalle de la vida de JesuCristo.  Corroborados por los Verdaderos Científicos que hacen Verdadera Ciencia…

Pablo aparece como un San Pablo predicando a los Gentiles, y como un San Jorge con la espada de la Verdad, contra El Dragón, La Serpiente AntiguaDigno de encomio y gratitud en defensa de la Verdadera Doctrina, como hicieron los Escolásticos, San Agustín y Santo Tomás de Aquino

Clic Aquí o en la Imagen, para descargar el Libro de Pablo en PDF, donde se puede leer mejor este Artículo…

 

Ahora Pablo nos va a explicar con detalle como se Reza el Santísimo Rosario y cómo No se Debe Rezar, y el error muy grave de Juan Pablo II de incluir los Misterios Luminosos a una Perfecta Oración que nos vino del Cielo, con el Propósito de que el Pueblo reciba menos Gracias y Dones del Espíritu Santo.

Por ello quienes rezan el Rosario adulterado de Juan Pablo II, no gozarán de sus bendiciones e indulgencias prometidas por la Madre de Dios, porque están rezando algo que no sólo es ajeno a ella, sino que ha sido profanado, es una blasfemia contra Dios y La Señora del Santísimo Rosario; es decir,  su Esposa, Madre y Reina de La Santísima Trinidad.

«Rezar es elevar el alma a Dios, es invocar su Divina Presencia».

El Rosario es una oración vocal y mental; no abstracta, sino concreta, de la vida de Jesucristo Dios Redentor, para elevarnos al Padre Celestial Dios Creador. Reúne el Dogma católico entero porque revela la existencia de Dios Trinitario, la castidad perfecta de la Inmaculada Concepción, la Siempre Virgen Santa María, esposa de Dios Espíritu Santo; así como nuestra redención del Pecado Original, la dolorosísima pasión y Deicidio de su unigénito en la cruz, su resurrección y ascensión, etc.

Verdadera escuela de contemplación, por encima de la meditación razonada o discursiva. Recuerda toda la moral y espiritualidad cristiana, realizada por Dios Redentor y Su Inmaculada Madre. Cada misterio es una lección Teologal (Fe, Esperanza y Caridad) y Cardinal (Justicia, Prudencia,  Fortaleza y Templanza) a imitar.

Rosario significa “Corona de Rosas” las crónicas de San Francisco  cuentan tenía la costumbre  de rezarlo todos los días. Un fraile lo encontró rezándolo cubierto de luz celestial, vio que de su boca con cada Ave María, salían bellísimas rosas a la Inmaculada Concepción que los ángeles tomaban y colocaban sobre la cabeza de la amadísima Esposa, Madre y Reina de Dios.

Ha sido instrumento de salvación espiritual y de defensa material. Por ejemplo: la derrota de los albigenses en 1230; la victoria de la batalla de Lepanto contra los musulmanes en 1571; los católicos japoneses abandonados que perduraron en su fe de 1639 a 1865; la comunidad católica íntegramente salvada, al caerles la bomba de Hiroshima, el 6 de agosto de 1945 matando 80 mil budistas y dejando 250 mil personas radioactivas; sin embargo, los fieles devotos al Santísimo Rosario, quedaron intactos. El sacerdote Hubert Schiffer junto con su comunidad, fueron examinados por más de 200 doctores para tratar de entender por qué fueron inmunes. No hubo explicación humana, sólo religiosa: el Santísimo Rosario, exigido por la Madre de Dios en Lourdes como en sus seis apariciones en Fátima:

1)     13 de mayo: REZAD EL ROSARIO TODOS LOS DÍAS;

2)     13 de junio: QUIERO QUE RECÉIS EL ROSARIO TODOS LOS DÍAS;

3)     13 de julio: CONTINUAD REZANDO EL ROSARIO TODOS LOS DÍAS para obtener el fin de la guerra;

4)     15 de agosto: SEGUID REZANDO EL ROSARIO, TODOS LOS DÍAS;

5)     13 de septiembre: PERSISTID EN EL REZO DEL ROSARIO  DIARIO;

6)     13 de octubre: Sabed que SOY LA SEÑORA DEL ROSARIO, récenlo todos los días; siempre.

 

Los santos galardonados con las mayores gracias: milagros, bilocación, profecía, incorruptibilidad, etc., han sido todos grandes devotos suyos: Santo Padre Pío de Pietrelcina, Beato Alano de la Roche, San Alfonso María de Ligorio, San Alonso Rodríguez, Antonio Vieira, San Antonio     de Padua, San Antonio María Claret, San Benito Cottolengo, Santa Bernardette  Soubirus,  San  Bernardo de Claraval, San Bernardino de Siena, San Bertoldo del Monte Carmelo, San Buenaventura, San Camilo Lelis, San Carlos Borromeo, San Cayetano, Santa Eufracia Pelletier, San Felipe Neri,  San  Félix de Cantalicio, San Francisco de Asís, San Francisco de Borja, San Francisco de Sales, San Francisco Javier, Beato Francisco de Jesús María y José Palau y Quer, San Gabriel de la Dolorosa, Santa Gemma Galgani, San Ignacio de Loyola, San José de Calasanz, San Juan Bosco, San Juan Berchmans, San Juan Capistrano, San Juan Crisóstomo, San Juan de la Cruz, San Juan de Dios, San Juan Eudes, Padre Luigi Villa, Santa Luisa de Marillac, San Luis María Grignon de Montfort, Santa Margarita  María  de  Alacoque, Santa María Magdalena de Pazzi, San Martín de Porres, San Pablo de la Cruz, San Pascual Bailon, San Pedro Claver, San Pedro Nolasco, San Raimundo de Peñafort, Santa Rosa de Lima, Santa Teresa de Jesús, Santo Tomás de Aquino, Papas: Clemente VIII, Gregorio XIV, León XII, León  XIII,  San Pío V, San Pío X, etc. También podemos dar ejemplos sobre el Magisterio de la iglesia, respecto a su rezo diario y su gran importancia espiritual y material: Supremi Apostolatus. Salutaris Ille Spiritus. Superiore  Anno.  Quamquam  Pluries.   Parta   Humano   Generi. Laetitiae   Sanctae.   Diuturni Temporis. Octobri Mense. Magnae Dei Matris. Iucunda Semper. Audiutricem Populi. Fidentem Piumque. Augustissimae Virginis. Ingravescentibus Malis. Ingruentium Malorum.

1.      El medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios y Su Sabiduría, es rezar el Santo Rosario diariamente” San Luis María Griñón de Montfort.

2.      Mi herencia espiritual: Amad a la Virgen, hacedla amar y recitad siempre el Rosario” Santo Padre Pío de Pietrelcina. Decía ser el arma perfecta contra el maligno.

3.      Ninguna devoción es más eficaz” San Antonio María Claret.

4.      Con el Rosario, los enfermos recobran la salud y no mueren sin los sacramentos”Francisco Javier.

5.      El Rosario es la plegaria más grandiosa, porque es la escuela donde se acrecienta el conocimiento  y donde los sabios aumentan su amor” Mons. Fulton John Sheen.

6.      Se nos ha dado el programa más fácil de salvación: rezar el Santo Rosario, e imitarlo; así  cumplimos perfectamente nuestros deberes ante Dios” Sor Lucía Dos Santos de Fátima.

7.      El Rosario es la salvación de los fieles” Papa Clemente VIII.

8.      El Rosario aplaca la indignación justa de Dios” Papa Gregorio XIV.

9.      El Rosario es la oración más fructuosa” Papa León XIII.

10.  San Pío V le atribuyó la victoria de Lepanto (7 de octubre de 1571) por ello instituyó la Fiesta del Santísimo Rosario ―y la advocación― “Auxilio de los Cristianos”.

 

Fue adulterado por Juan Pablo II, en contra de lo revelado por la Santísima Virgen a Santo Domingo en 1214. Justificó su restructuración, insinuando dos imperfecciones:

a)  estructura “arbitraria” y, b) contenido “incompleto” refutaremos, sus sofismas.

¿Por qué pasa de la infancia de Cristo, a Su Pasión? porque así lo quiso Dios, dueño del criterio de su propia composición. Nadie tiene derecho alterarlo. Todos los misterios del Rosario presentan acciones de la Inmaculada Concepción y Jesucristo Dios, que inciden en la Redención del género humano. Los misterios insertados por Wojtyla —excepto la Última Cena—  no  son  acciones redentoras, sino pedagógicas. Por ejemplo, el Título de Cordero de Dios, no corresponde al Rosario,  por no contener materia de imitación ¿quién puede emularlo?

Si la inserción de Juan Pablo II fuera conveniente, resultaría que supo él más  sobre  la  estructura del Rosario que La Santísima Trinidad; implicaría que La Divina Providencia dio una oración incompleta. Si era perfectible ¿Por qué los Santos Doctores de la iglesia, no agregaron “la parte faltante”? ¿Cómo se explica que los santos incorruptos con las mayores gracias sobrenaturales, hayan tenido una laguna mental sobre la principal oración Mariana? ¿Por qué, ni Dios, ni su  Madre, incluyeron los misterios de “luz” al revelarlo a Santo Domingo de Guzmán?

Afirmar que se puede modificar una obra ajena (sin considerar su origen Divino) es como presentar un agregado a la divina comedia de Dante, que incluya al Limbo; o, agregar casas, montes y árboles a un cuadro de Fray Angélico; o cambiar las cuatro estaciones de Vivaldi ―añadiendo otra― para adecuarla a las cinco chinas; o pintar en el fondo de la Mona Lisa, un castillo, para enriquecer la obra.

Si el Rosario ha sido revelado por la Inmaculada Concepción por orden de Dios ¿Podrá ser imperfecto? ¿La estructura de sus Misterios ―3 series de 5― fue una combinación equivocada?

Su división en tres misterios: Gozosos, Dolorosos y Gloriosos, da lugar a un punto medio, o centro; en cambio, en la cuatripartición de Juan Pablo II o luminosos, no hay parte central. El único suceso cuatripartito en las Sagradas Escrituras, se refiere a los cuatro imperios que regirán el mundo, cada uno inferior al anterior (Daniel II-31).

Las oraciones de Nuestra Señora del Rosario (nombre con el que se da a conocer en Fátima) La Colecta y la Secreta, no concilian con la inserción de Juan Pablo II. La Colecta, trata sobre los misterios   a emular ―pidiendo a Dios― imitemos lo que contienen, para obtener lo que prometen. La Secreta señala la tripartición de la encarnación del Verbo de Dios encarnado, nuestro Redentor: su Vida, Deicidio y Resurrección. Y tan es así, que en la primera aparición de la Virgen de Fátima, 13 de mayo de 1917, literalmente dijo «Rezad el tercio todos los días» es decir que la propia Madre de Dios, se refirió a él como tripartición.

Los 5 injertos de Juan Pablo II son: Bautismo de Cristo, Bodas de Caná, Proclamación del Reino, Transfiguración, e Institución de la Eucaristía. Misterios que, exceptuado el segundo, la Madre de Dios queda de trasfondo ¿inoculación de protestantismo? ¿Por qué no añadió misterios exorcistas, de bienaventuranzas, escatológicos o tropológicos? lo aclara el Doctor Angélico y Universal de la iglesia Santo Tomás de Aquino “En cualquier cosa, el bien consiste en su debida medida. Su exceso, o disminución, proviene del mal, porque las cosas se ordenan a un fin y deben ser proporcionadas  a éste, tal como la medicina lo es a la salud”.

Por ello quienes rezan el Rosario adulterado de Juan Pablo II, no gozarán de sus bendiciones e indulgencias prometidas por la Madre de Dios, porque están rezando algo que no sólo es ajeno a ella, sino que ha sido profanado, es una blasfemia contra Dios y La Señora del Santísimo Rosario; es decir,  su Esposa, Madre y Reina de La Santísima Trinidad.

La Tradición enseña que la Santísima Virgen, al ver la devoción que le tenía Santo Domingo, le pidió a su Unigénito le permitiera obsequiarle una Gracia Santificante. Nuestro Señor le dijo que sí presentándole el Santísimo Rosario, que ella a su vez, debía revelarle a Santo Domingo de Guzmán  para beneficio de él y todo el que lo rezara.

El Rosario es una revelación de Dios a la humanidad, por eso es considerada la  oración  perfecta. Sus frutos son producidos por la Santísima Trinidad, para ser adquiridos por el devoto.

I.            CAUSA EFICIENTE: La Santísima Trinidad.

II.            CAUSA MATERIAL: Jesucristo Dios Redentor y Su Inmaculada Madre (Credo, 153 Avemarías y 16 Padrenuestros y Glorias).

III.             CAUSA FORMAL: Tres Misterios: Gozosos, Dolorosos y Gloriosos

Encarnación, Deicidio y Resurrección de Jesucristo Dios Redentor.

IV.            CAUSA FINAL: La salvación del género humano.

 

El número Sacratísimo de 150 es figurado en el Arca de Noé (la futura iglesia católica, única  Arca de Salvación) y Noé símbolo del futuro Vicario de Jesucristo Dios Redentor en la Tierra. Misma aplicación sucede respecto al Tabernáculo de Moisés; el Templo de Salomón; el nuevo Trono de Ezequiel y los 150 Salmos. Todos llenos de las Profecías de Cristo y su Madre, por eso el Santísimo Rosario es el Verdadero Salterio de las Gracias Santificantes de La Santísima Trinidad (San Lucas 1:26- 35).

San Agustín expresó en sus 83 cuestiones diversas: “El número cincuenta simboliza la ciencia que comprende lo temporal como lo espiritual.  Si multiplicamos 50 por el número 3 que representa:   el espíritu, el cuerpo y el alma, tenemos 150. Si a éste número añadimos la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) obtenemos 153”.

San Luis María Grignion de Montfort, en su Secreto Admirable del Santísimo Rosario: “Se llama Salterio de Jesús y de María, porque contiene tantas salutaciones angélicas como los salmos, por eso el Rosario otorga un fruto mayor, porque tiene al Fruto Perfecto (El Verbo Encarnado) mientras el de David, sólo le precede. La Verdad (fondo) sobrepasa la forma. La Santísima Trinidad se lo entregó a la Inmaculada Concepción, como la oración perfecta a ella” precisamente está dividido en tres Rosarios  de 5 decenas ―cada uno― para honrar a las 3 personas de la Santísima Trinidad. Honor a la encarnación, dolorosísima pasión y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo Dios Redentor.  Para imitar a la iglesia: Triunfante,  ayudar  a la Militante y aliviar a la Purgante. También imita las 3 partes  de los salmos: purgativa, iluminativa y unitiva. Colma de gracias: 1º santificantes en nuestra vida, 2º  paz en nuestra muerte y 3º en la eternidad.

Santo Tomás de Aquino también explica su significado místico: “153 es el total de Avemarías del Rosario. Hay 150 salmos, número que se compone del 70 y 80. Por el 7 toma su nombre el 70 significando el curso del tiempo que se da en 7 días. Del 8 toma su nombre el 80 que significa la vida futura. Según la Glosa, la octava pertenece a quienes resurgen. Se trata entonces de las cosas que pertenecen a la vida presente y a la gloria futura, y nadie puede llegar a la Patria Celestial, sino observando el Decálogo y habiendo recibido La Gracia septiforme del Espíritu Santo. La primera santificación ocurrió el séptimo día. La segunda se da obedeciendo el Decálogo. 10 más 7 (los días de   la Creación) son 17. Si uno calcula en orden de progresión: 1 + 2 que suman 3 y 3 que suman 6 y 4 que suman 10 y 5 que suman 15 y así sucesivamente sumando 17 veces el número inmediato superior, se llega al total de 153, multiplicando el 7 (los dones del Espíritu Santo) por 7 (número que también representa la plenitud, la Divinidad) suman 49. Si  se le añade el  1 (Único Dios) la perfección  que  deben forjar los hijos de Dios, da 50. Si éste número se multiplica por 3 (La Santísima Trinidad) y se suman las 3 Divinas Personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) o la aplicación de nuestra Fe, en nuestros pensamientos, palabras y acciones, da 153”.

El Jesuita Antonio Vieira: las 3 partes del Rosario, evidencian es obra de la Santísima Trinidad, debido a su carácter ternario. Teólogos como San Dionisio Areopagita, San Agustín y San Bernardo, destacan que los artistas en todas sus obras, escriben su nombre; Dios en las suyas, imprime su  carácter Trinitario. Dice San Juan que el mismo Dios selló con ese carácter su Unigénito: cuerpo,  alma  y Divinidad. Mismo carácter Trinitario impreso por Dios en sus ángeles, distinguiéndolos en tres jerarquías ―cada una― de tres coros. Lo mismo, el alma del hombre con tres potencias: inteligencia, voluntad y libertad. Igualmente las almas de los vivientes en la tierra: vegetativa, sensitiva y racional. Todas las criaturas están marcadas con la misma divisa: 3. Las propiedades  universales:  unidad,  verdad y bondad. Dice San Agustín: al Padre la creación; al Hijo la redención y al Espíritu Santo la  verdad que se divide en: honesta, útil y deleitable. Tripartición que encontramos en el Santo Rosario para combatir a los tres enemigos del alma: el demonio, el mundo y la carne:

Las 153 Aves Marías tienen además asombrosas propiedades matemáticas y geométricas. Por ejemplo 1+2+3+4+5+6+7+8+9+10+11+12+13+14+15+16+17=153 es número triangular. Si se pone un punto y debajo suyo ―a igual distancia― dos puntos y debajo de ellos ―también a igual distancia― 3  y así sucesivamente hasta llegar a 17, se tendrá un triángulo con 17 puntos en cada lado; son 153 puntos en total 1+1×2+1x2x3+1x2x3x4+1x2x3x4x5=153. La secuencia llamada Pluperfect Digital Invariants ó número Armstrong que posee 3 dígitos y la suma de cada uno de sus dígitos elevado a 3,  es igual a 1^3 + 5^3 + 3^3 = 1 + 125 + 27 = 153 o los días de la vida mortal de Jesucristo 12,140=153 x

80. Si se toma cualquier número múltiplo de 3 y se lleva a la suma de los cubos de sus dígitos y se  repite este proceso con cada resultado, siempre se concluye en el número 153. La proporción entre ancho y largo de la intersección de dos círculos ―de los cuales el centro de uno― está  en  el  perímetro de otro, es la raíz cúbica de 3. Número que Arquímedes llamaba la medida del pez (Isaías

 

41,13; Éxodo 20,2; Deuteronomio 5:6,2) Ani YHVH Elohikah=153. Nuestro Señor Jesucristo  Dios  bendijo a 153 personas y fueron 153 los peces que pescaron en la barca (San Juan 21:1-25) etc.

El número de letras del Avemaría, en ortografía latina medieval es 153+1; la unidad o Dios Uno  y Trinitario. Pitágoras afirmó que el número 3 es la denominación perfecta para Dios, por ser el inicio, medio y fin de todo. Latín que establece la unión espiritual «a una voz» con todas las generaciones de Santos de la iglesia Católica Apostólica Romana que lo recitaron en sus vidas, hasta el  Concilio  Vaticano II que eliminó la lengua latina canonizada a perpetuidad por San Pío V.

La Verdadera Sor Lucía de los Santos de Fátima, comentó sobre al Santísimo Rosario “Si despreciamos y rechazamos éste último medio de salvación, no tendremos perdón del cielo, porque habremos cometido lo que en el Evangelio se llama pecado contra el Espíritu Santo,  porque  se  rechaza con todo conocimiento, La Voluntad de Dios, quien no será indiferente, si despreciamos a La Señora del Rosario, sin dejar de olvidar que estaremos violando el cuarto mandamiento.

Tenemos la revelación de Alano de la Roche/Rupe: La Virgen dijo a La Santísima Trinidad «Clementísimo Señor Dios, puesto que por Su Altísima Majestad se han dignado constituirme en Reina y Madre de Misericordia, Yo vínculo a vuestro Sacratísimo Rosario ―usando la plenitud de  gracias con que me habéis revestido― para depositarlas todas en él, para que sus fieles que con devoción lo recen y practiquen sus 3 partes y misterios, sean en la eternidad libres de los rigores de vuestra justicia, de mala muerte y eterna perdición, y que gocen siempre de  su  bendición, iluminación, gracias santificantes, misericordia, piedad, dones y auxilios de vuestras Divinas Gracias, que se salven y gocen eternamente de Vos, Señor Dios mío… Sus promesas son:

1.    Quien fielmente imite lo que reza, recibirá la señal de La Gracia.

2.    Prometo mi especial protección a todos los que lo recen devotamente.

3.    Será su escudo poderoso contra el infierno, destruirá sus vicios y disminuirá sus pecados.

4.    Hará florecer la virtud y  buenas  acciones, obtendrán La Misericordia Divina. Alejará de su corazón  el amor al mundo y sus vanidades; los elevará a los deberes eternos.

5.    El alma que lo rece, no perecerá.

6.    El que con devoción rece considerando sus Sagrados Misterios, llegará a la vida eterna.

7.    No morirá sin los Sacramentos.

8.    Los que lo recen fielmente, tendrán en su vida y en su muerte, plenitud de Gracias; y al morir, participarán de los méritos de los santos en el paraíso.

9.    Liberaré del Purgatorio, a sus fieles devotos.

10.  En el Cielo gozarán de una gloria particular.

11.  Obtendrán lo que piden, si es conforme a la Voluntad de Nuestro Creador y Padre Eterno.

12.  Socorreré en sus necesidades, a quienes lo propaguen.

13.  Tendrán como intercesores ―en su vida y muerte― a los bienaventurados de la Corte Celestial.

14.  Serán hijos míos muy amados.

15.  Son señal de predestinación.

 

Gozosos

Dolorosos

Gloriosos

La pureza de su vida (Éxodo

12-5): «El cordero sin defecto».

(Salmo 53) Guardará silencio.

Cordero mudo delante de quien lo esquila.

La expiación del pecado (San Juan 1-29) «He

aquí el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo».

Arma contra el mundo.

contra la concupiscencia.

contra el demonio.

Ejemplo ante la vida

pobre y laboriosa.

Ejemplo ante el sufrimiento.

Ejemplo contra la vida materialista,

que olvida nuestro fin eterno.

 

1° estado de la naturaleza humana, antes del pecado como Cristo

pureza total, no manchado con el pecado original.

2° segundo estado, después del pecado: Cristo asume la pasión para pagar en su carne el pecado del mundo, en cuanto a la pena; no en cuanto la culpa,

que nunca la tuvo.

 

3° estado: Resurrección y

Gloria. Cristo asume la perfección del alma. Ha obedecido y cumplido los deberes para con Dios El Padre Celestial nuestro Creador.

El que tiene la gracia, se hace grato y queda transformado en

Hijo de Dios.

La perfección de las obras: amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, orad por los que os

persiguen y calumnian.

 

Alcanzar la gloria celestial y transformar nuestro cuerpo sometido al pecado, en el glorioso, anterior al pecado original.

La Virgen, Aurora que nace el verdadero Sol: Jesucristo

La Virgen como la Luna, llena de los dolores o eclipses de La

Pasión.

La Virgen como el Sol, que lo vence todo; resplandor y Gloria de los Santos y

bienaventurados.

María origina por su Santidad, la Encarnación del

Verbo de Dios.

María paga junto a su Unigénito, el Precio de la

Redención del género humano.

María recibe de la Santísima Trinidad, la posesión de la Gloria Celestial

debido a sus méritos.

 

Fin Latréutico

Oración de adoración debida a Dios encarnado.

Fin Propiciatorio Oración de reparación por la Pasión y Deicidio del Salvador

El Mesías El Unigénito

del Padre Celestial.

Fin Eucarístico

Oración de gracias por los méritos alcanzados por Jesucristo Dios Redentor

a quienes tomen su cruz y le sigan.

el camino a la salvación.

los medios para liberarse del

pecado.

Alcanzar el fin de la vida

la Vida Eterna.

M. de  la Encarnación. del judaísmo al Cristianismo

Misterio de la Pasión.

La condonación del Pecado Original

Misterio de la Resurrección.

Dios Verdadero y Hombre Verdadero

Jesucristo Verdadero Dios y Verdadero Hombre, quien por la salvación de muchos, por obra de Dios Espíritu Santo, se encarnó en la Siempre Perfecta Virgen

Santa María.

 

Por nuestros pecados padeció una dolorosísima pasión y crucifixión, en tiempos de Poncio Pilato. Fue sepultado y descendió a los infiernos.

 

Al tercer día resucitó y subió a los Cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre y de nueva vendrá con Gloria y Majestad para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

 

Infúndanos Santísima Trinidad sus Gracias Santificantes a quienes les adoramos, creemos, confiamos y obedecemos

Por los méritos de la Encarnación, Vida, Obras, Dolorosísima Pasión, Crucifixión, Resurrección y Ascensión de Su Unigénito Nuestro Señor Jesucristo Dios Redentor

Nos conceda el día de nuestra muerte, absolvernos de todos nuestros pecados, Salvarnos y librarnos del infierno, para resucitar en Su Divino Reino Celestial Santísima Trinidad junto a su amadísima Esposa, Madre y Reina, la Inmaculada Concepción y su corte celestial, para amarles

y servirles eternamente.

Alcanzar el perdón

el arrepentimiento

la salvación

El Padre: Dios Creador

El Hijo: Dios Redentor

El Espíritu Santo: Dios Santificador

Ofrecimiento del Santísimo Rosario SANTIGUARSE, PERSIGNARSE; SEÑAL DE LA SANTA CRUZ

el pulgar se pone en vertical, encima del índice horizontal; los dedos: medio, anular y meñique, quedan en posición vertical y unidos. Comenzará del centro de la frente hacia abajo verticalmente, hasta por debajo del orificio umbilical del orificio umbilical regresará en vertical a la altura y

 

centro de los hombros, para del centro, dirigirse en horizontal al hombro izquierdo regresará  en horizontal del hombro izquierdo, al hombro derecho, para retornar en horizontal al centro (misma altura de los hombros) para de allí subir verticalmente a la boca y besar la Santa

Per signum Sanctae Crucis, de inimicis nostris, libera nos Domine Deus noster. In nomine    Patris, et Filii, et Spiritus Sancti.Amén. V) Dómine, labia mea apéries. R) Et os meum annuntiabit laudem tuam. V) Deus, in adjutórium meum inténde. R) Dómine, ad adjuvándum me festina. V) Gloria Patri, et Filio, et Spíritu Sancto. R) Sicut era in principio, et nunca, et semper, et in sáecula saeculórum. Amén.

CONFITEOR Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Ioanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo, et omnibus Sanctis, quia  peccavi  nimis cogitatione, verbo et opere: mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Ioannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, et omnes Sanctos, orare pro me ad Dominum Deum nostrum. Amen.

Oratio Fátima O MI IESU, dimitte nobis debita nostra, libera nos ab igne inferni, conduc in caelum omnes animas, praesertim illas quae maxime indigent misericordia tua. Amen.

SYMBOLVM APOSTOLORVM

Credo in unum Deum, Patrem omnipotentem, factorem caeli et terrae,visibilium omnium et invisibilium.

PATER NOSTER  qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat Regnum Tuum. Fiat voluntas  tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave Maria gratia plena, Dominus tecum.  Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris  tui, Iesus Christos. Sancta Maria Uxori, Mater, Regina Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in  hora mortis nostrae. Amen.

Et in unum Dominum Iesum Christum, Filium Dei unigenitum, et ex Patre natum  ante  omnia  saecula. Deum de Deo, Lumen de Lumine, Deum verum de Deo vero, genitum non factum, consubstantialem Patri; per quem omnia facta sunt. Qui propter nos homines et propter nostram salutem descendit de caelis. Et incarnatus est de Spiritu Sancto ex  Maria Virgine,  et  homo factus est. Crucifixus etiam pro nobis sub Pontio Pilato, passus et sepultus est, et resurrexit tertia die, secundum Scripturas, et ascendit in caelum, sedet ad dexteram Patris. Et iterum venturus est cum gloria, iudicare vivos et mortuos, cuius regni non erit finis.

PATER NOSTER Ave María

Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem, qui ex Patre Filioque procedit. Qui cum Patre et Filio simul adoratur et conglorificatur: qui locutus est per prophetas. Et unam, sanctam, catholicam  et apostolicam Ecclesiam. Confiteor unum baptisma in remissionem peccatorum. Et expecto resurrectionem mortuorum, et vitam venturi saeculi. Amen.

PATER NOSTER Ave María

Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto; sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amén.

M. Gaudioso

(Lunes y Jueves)

M. Doloroso

(Martes y Viernes)

M. Glorioso

(Miércoles, Sábados y Domingos)

Anunciación

Humildad

Agonía Huerto

Contrición

Resurrección

Conversión y Fe

 

Visitación

Amor al prójimo

Flagelación

Mortificación de la concupiscencias

Ascensión

Esperanza en Dios

Nacimiento Jesucristo Dios Desprendimiento

de las Riquezas

Coronación Espinas:

Mortificación Espiritual

Venida del Espíritu Santo Dios

Pedir sus dones, ser sus siervos

Presentación en el

Templo Obediencia

Cruz a cuestas

Paciencia y Resignación

Asunción de la Inmaculada Virgen María

A Jesús por María

Encontrado en el Templo:

Búsqueda de La Verdad = Dios

Crucifixión

Amor a Dios, sin medida hasta la muerte 1er mandamiento

Coronación de La Santísima Virgen

La Plenitud de las Gracias de La  Santísima Trinidad, le son otorgadas a Su

Esposa, Madre y Reina.

PATER NOSTER al principio de cada misterio. Seguido de 10 Aves María y un Gloria

Salve Regina Mater Misericordiae, vita dulcedo et spes nostra, salve. Ad te clamamus exsules filii Hevae. Ad te suspiramus gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Iesum benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende. O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria. Ora pro nobis, sancta Dei Genetrix. Ut digni efficiamur promissionibus Iésu Chrísti. Amen.

Memorare, o piissima Virgo Maria, a saeculo non esse auditum, quemquam ad tua currentem praesidia, tua implorantem auxilia, tua petentem suffragia, esse derelictum.Ego tali animatus confidentia, ad te, Virgo Virginum, Mater, curro, ad te venio, coram te gemens peccator assisto. Noli, Mater Verbi, verba mea despicere; sed audi propitia et exaudi. Amen.

Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genetrix. Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, Virgo gloriosa et benedicta. Domina nostra, Mediatrix nostra, Advocata nostra: tuo Filio nos reconcilia, tuo Filio nos commenda, tuo Filio nos repraesenta. Amen.

Deus cuius Unigénitus per vitam, mortem et resurrectiónem, suam nobis salútis aetérnae praemia comparávit, concéde, quaésumus: ut haec mystéria sacratíssimo beatae Mariae Vírginis Rosário recoléntes, et imitémur quod cóntinent, et quod promíttunt assequámur. Per eundem Iésus Christum Dóminum nostrum. Amen.

Veni Creator Spiritus Veni Creátor Spíritus, Mentes tuórum vísita, Imple supérna grátia, quae  tu creásti, péctora. Qui díceris Paráclitus Altíssimi donum Dei, Fons vivus, ignis, cáritas,  Et  Spiritális  unctio. Tu septifórmis múnere, Digitus patérnae déxterae Dei, Tu rite promíssum  Patris  Sermóne ditant gúttura. Accénde lumen sénsibus, Infúnde amórem córdibus, Infírma nostri córporis, Virtúte firmans pérpeti. Hostem repéllas lóngius, Pacémque dones prótinus; Ductóre sic te práevio, Vitémus omne nóxium. Per te sciámus da Patrem. Noscámus atque Fílium; Teque utriúsque Spíritum Credámus omni témpore. Deo Patri sit glória, Et Filio, qui a mórtuis Surréxit, ac Paráclito In saeculórum sáecula. Emitte Spíritum tuum et creabúntur. Et renovábis fáciem terrae. Deus, qui corda fidélium Sancti  Spíritus illustratióne docuísti, da nobis in eódem Spíritu recta sápere e de ejus Semper consolatióne gaudére! Per Christum Dóminum nostrum, Amen.

PRO AGONIZANTIBVS O Clementissime Iesu, amator animarum, obsecro te per agoniam Cordis tui sanctissimi et per dolores Matris tuae immaculatae lava in sanguine tuo peccatores totius mundi nunc positos in agonia et hodie (seu hac nocte) morituros. Cor Iesu in agonia factum, miserere morientium. Cor Mariae dolorossisimum, esto solacium omnibus agonizantibus. Amen.

 

Padre nuestro que está en los cielos, Santificado sea su Divino nombre; venga a nosotros su Divino reino y hágase su Divina Voluntad, así en la Tierra como en los cielos, denos hoy nuestro pan de cada día Nuestro Señor Jesucristo Dios, Redentor, Justo Juez, Rey de la creación, Luz del universo, El Pan Celestial que da la vida eterna, y perdone nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestro deudores, y no nos deje caer en ninguna tentación, sino por el contrario, libréenos del  maligno, líbrenos de todo ser de obscuridad y líbrenos de nuestros enemigos, conocidos y no conocidos por nosotros, visibles o invisibles, espirituales o materiales, pasados, presentes o futuros que daño alguno pretendan hacernos de día o de noche, Amén.

Salve María, llena es Usted de la Divina Gracia, la Santísima Trinidad está con Usted, bendita y Santísima es usted entre todas las creaturas y Divino ha sido el fruto de su Santísimo e Inmaculado vientre, el Divino Niño Jesús Cristo Rey. Siempre Perfecta Virgen Santa María, amadísima Esposa, Madre y Reina de la Santísima Trinidad, Señora del Santísimo Rosario, Madre de Dios, Madre Perfecta, Madre de Toda Santidad, Madre de Nuestro Señor Jesucristo Dios, Redentor, Justo Juez, Rey de la creación, Luz del universo, El Pan Celestial que da la vida eterna; Inmaculada Concepción en todas sus advocaciones, amadísimo corazón de la Santísima Trinidad, que junto con Dios todo poderoso, El  Padre, El Hijo y El Espíritu Santo, reciban Ustedes todo el amor, toda la gloria, todos los honores, toda  la obediencia y todo el agradecimiento que Ustedes se merecen por ser quien son y por todo lo que  han sufrido por culpa de nuestros pecados, y a pesar de ello, su caridad y misericordia que han tenido   y tienen hacia quienes Ustedes así lo deciden, Amén.

Sancte Michaël Archangele, defende nos in proelio, ut non pereamus in tremendo iudicio.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

Los comentarios se han cerrado