Cuando una barra de pan costaba 200.000.000.000 de Marcos (doscientos mil millones de Marcos).

BY JGBARGALA · SEPTIEMBRE 16, 2014  — en el Blog de Jesús G. Barcala

 

No hace más de unos días que terminamos el especial conmemorativo de la Primera Guerra Mundial, uno de los eventos más oscuros de nuestra historia y cuyas consecuencias llegaron mucho más allá de la simple destrucción de vías e infraestructura. Tanto ganadores como perdedores, la mayoría de los países involucrados, que sobrevivieron, tardaron mucho en reponerse del inmenso coste en almas y recursos materiales. El caso de Alemania es el más notable principalmente porque los aliados la hicieron responsable de la guerra, y por ser uno de los países más grandes de Europa y su economía una de las más potentes.  

 

El Salvaje y Criminal Tratado de Versalles, donde las Naciones Masonas y Sionistas que ganaron la I Guerra Mundial, impusieron unas sanciones económicas a Alemania tan bestiales y onerosas, que suponían sólo en Intereses el 160% del PIB Alemán, y fueron la causa diseñada cuidadosamente de antemano para propiciar la Segunda Guerra Mundial y la III Guerra Mundial en la que estamos, y que se basa como siempre en el Odio Satánico a Cristo, y como ahora no pueden volverle a matar, la raza de los mismos que ya lo hicieron hace 2000 años, ahora quieren matar a todos los Cristianos seguidores de Cristo, y borrar del Planeta a 2/3 de la Población Mundial.  Esos son el Anti-Cristo, y son personas con nombres y apellidos a los que vamos a poner cara y nombre, aunque se esconden detrás de sus innumerables monagillos, hijos de Satanás, raza de Víboras.

 

Y para que veamos como nos están llevando otra vez, a la Indigencia, a la destrucción masiva del Ahorro Generacional, la Riqueza y del Patrimonio de Todas las Familias del Planeta.  Concentrémonos en el periodo de Hiperinflación sufrido por los alemanes entre 1921 y 1923, que no fue ni el primero ni el último, pero sí el más catastrófico.

bread_printing

La inflación ocurre cuando el nivel general de precios aumenta consistentemente durante un periodo de tiempo en una economía y cada unidad de divisa puede comprar menos productos y servicios, reduciendo el poder adquisitivo por cada unidad de dinero, volviendo al Trueque.  La inflación nace de un incremento de la oferta de dinero, esto es, cuando un gobierno o un banco central emiten dinero por un valor más alto que el crecimiento económico de la economía real del país en cuestión, o sea, más dinero disponible del que la oferta y la demanda pueden absorber.  

 

Como están haciendo los Principales Bancos Centrales del Planeta: la FED, el BCE, el BOJ, y el de China y Rusia, inundando con Trillones de Dólares y Euros el Planeta. Además, de los préstamos de la Banca Privada hacia los Estados, las Empresas y las Familias; a estos Bancos se les ha dado demasiado poder, porque el peso de la Economía Financiera y Especulativa, es totalmente desproporcionado con respecto a la Economía Real y Productiva.

Si hay mucho más dinero disponible, más gente quiere comprar manzanas, por lo que el precio de estas sube, y el poder de compra de cada unidad baja, pues ahora para comprar una manzana se necesitan más unidades de dinero. ¿Y qué lleva a un gobierno a cometer tamaño error? Pueden ser muchas las causas, pero la que nos concierne hoy, no fue otra que la guerra.

 

En 1914, al iniciarse la PGM, el gobierno del Kaiser Wilhelm II decidió no aumentar la carga impositiva sobre los ciudadanos para pagar los costes del conflicto, y prefirió depender de los préstamos de los bancos, una política que pudiese haber sido acertada si la guerra hubiese durado un par de meses tal y como los alemanes calculaban. Pero no fue así, y las deudas del estado crecieron hasta  weimar_currency niveles insostenibles. Para pagar dichos préstamos, el Kaiser y sus cómplices tomaron el camino corto, uno que continúa destruyendo economías a diestro y siniestro a pesar de haberse mostrado en diversas ocasiones lo dañino de su naturaleza: Imprimir más dinero sin el respaldo suficiente en Activos.

 

 

LNiños jugando con billetesa situación empeoró cuando para pagar las reparaciones de guerra, el gobierno tomó el mismo camino. Mientras más billetes imprimían, menor era el valor de cada unidad de moneda, por lo que se vieron obligados a imprimir cada vez más y más billetes. En los cuatro años del conflicto, el valor de un Marco pasó de 4,2 por un Dólar y para 1923, la devaluación llegó al insostenible valor de 4.200 Millones de Marcos por un Dólar.

 

Durante un tiempo, y especialmente durante los primeros meses después del armisticio, la escasez de productos y servicios impidió que la inflación se desbocara. La fruta no estaba disponible en los mercados, y el suministro de bienes retomó el camino, y no había fuerza que detuviera la catástrofe. Y la hiperinflación se hubiese evitado si el nuevo gobierno hubiese subido los impuestos y reduciendo la oferta de dinero disponible en los bolsillos de los consumidores. Pero la débil República de Weimar temía que una subida de impuestos hubiese sido la puntilla para el sistema semi-democrático implantado después de las revoluciones a finales de la década anterior. En pocas palabras, no hubo voluntad política para tomar las duras pero necesarias medidas, y los sucesivos gobiernos prefirieron ignorar la Burbuja y esperar que le explotase a otro.

 

En enero de 1923, una barra de pan costaba 250 Marcos. Nueve meses después, el precio de la misma se había disparado a 200 millones. Algunas anécdotas ilustran la situación por la que tuvieron que pasar los ya castigados alemanes durante ese periodo.

    • Un periódico que costaba 1 Marco en mayo de 1922, se ponía a la venta en noviembre de 1923 por 70 millones de Marcos.
    • Era más barato quemar billetes en la estufa que usarlos para comprar carbón o madera.
    • En un restaurante, lo normal era negociar un precio fijo antes de comer, pues los precios podían subir durante la comida.  Listo para la compra del día.
    • En lugar de contar todos los billetes necesarios para comprar un producto, los comerciantes lo pesaban.
    • A los trabajadores se les pagaba dos veces al día y se les daba una pausa para que pudiesen ir a comprar bienes antes de que el dinero perdiera aún más valor, pero que podían intercambiar posteriormente, volviendo al Trueque.
    • Muchos cobraban sus emolumentos en maletas; y un trabajador descuidó la suya, y se encontró que le habían robado la maleta, pero no el dinero.
    • Una familia vendió su casa con la intención de emigrar a América, pero cuando llegaron a Hamburgo, el dinero de la venta no les alcanzaba ya para los pasajes. Y ni siquiera era suficiente para comprar sus billetes de vuelta a su pueblo.

Billete de un billón de Reichsmarks

 

La única manera de frenar la espiral inflacionaria y el desempleo y miseria que le acompañaban, fue crear una nueva divisa el 16 de noviembre de 1923, el Rentenmark. Se recortaron doce ceros de todos los precios y salarios y se limitó la emisión de billetes a las cantidades que podían ser respaldadas por activos fijos, en este caso, bonos de Oro. Una ley que entró en vigor el 30/08/1924, permitió el cambio de un billete de un billón de los viejos Reichmarks por uno de los nuevos. Y cómo no iban a sacar tajada la Banca Judía de los Estados Unidos, refinanciando sus créditos con Alemania, para ahogarlos más. 

 

El falso “milagro” en cuestión de semanas logró la estabilización de los precios y salarios, retrasando la bancarrota de Alemania, propiciando que el Pueblo buscase un Dictador que los Salvase, y este fue Adolf Hitler, de la desastrosa República de Weimar y del régimen autocrático del Kaiser, propiciando un reajuste por la fuerza del Salvaje y Criminal Tratado de Versalles, que llevó a Toda Alemania al Hambre y a una nueva guerra, para salvarse del Hambre, diseñada en ese mismo Tratado.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario

Usted debe Logueado Introduzca un comentario.