Golpe maestro de Sarah a los desmanes eucarísticos bergoglianos…

 


Las declaraciones de Sarah contra el maltrato a la Eucaristía, hoy tan extendido, -sobre todo bajo el régimen bergogliano que ha promovido, quién lo diría, bajo el amparo de un supuesto Magisterio ordinario, el sacrilegio de distribuirla en estado de pecado mortal y a miembros de otros credos-, son una llamada al orden y que tendrá sus repercusiones y represalias, y no precisamente benignas, desde el Vaticano. Sarah, sin nombrar a nadie, habla del papel de Satanás como el activista involucrado en la profanación de la Eucaristía en sus múltiples facetas y de los errores insidiosos sembrados en los corazones de los fieles (¿alusión a Amoris L?), así como del ultraje de la intercomunión (dar la comunión a los protestantes).

Informa LifeSiteNews:
https://www.lifesitenews.com/news/cardinal-sarah-we-need-to-rethink-the-way-communion-is-distributed

Cardenal Sarah: La Comunión generalizada en la mano es parte del ataque de Satanás contra la Eucaristía.

ROMA, 22 de febrero de 2018 (LifeSiteNews) – El jefe del departamento del Vaticano que supervisa la liturgia está convocando a los fieles católicos a volver a recibir la Sagrada Comunión en la lengua y arrodillados.

En el prefacio de un nuevo libro sobre el tema, el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, escribe: “El ataque diabólico más insidioso consiste en tratar de extinguir la fe en la Eucaristía, sembrando errores y fomentando una forma inadecuada de recibirla. Verdaderamente la guerra entre Miguel y sus Ángeles por un lado, y Lucifer por el otro, continúa en los corazones de los fieles “.

“El objetivo de Satanás es el sacrificio de la Misa y la presencia real de Jesús en la hostia consagrada”, dijo.

El nuevo libro, de Don Federico Bortoli, fue lanzado en italiano bajo el título: “La distribución de la Comunión en la mano: un estudio histórico, jurídico y pastoral” [La distribución de la comunidad sulla mano. Profili storici, giuridici e pastorali].

Recordando el centenario de las apariciones de Fátima, Sara escribe que el Ángel de la Paz que se apareció a los tres pastores antes de la visita de la Santísima Virgen “nos muestra cómo debemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo”. Su Eminencia luego identifica los ultrajes por los cuales a Jesús se le ofende hoy en la Sagrada Eucaristía, incluida la llamada’intercomunión’ “.

Sarah continúa considerando cómo la fe en la Presencia Real “puede influenciar la manera en que recibimos la Comunión, y viceversa”, y propone al Papa Juan Pablo II y a la Madre Teresa como dos santos modernos que Dios nos ha dado para imitar en su reverencia y recepción de la Sagrada Eucaristía.

“¿Por qué insistimos en recibir la Comunión de pie y en la mano?”, Pregunta el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino. La manera en que se distribuye y recibe la Sagrada Eucaristía, escribe, “es una pregunta importante sobre la cual la Iglesia de hoy debe reflexionar”.

A continuación, con el amable permiso de La Nuova Bussola, donde se publicó por primera vez el prólogo, ofrecemos a nuestros lectores una traducción de LifeSiteNews de varios extractos clave del texto del Cardenal Sarah.

***

La Providencia, que dispone todo sabia y dulcemente, nos ha ofrecido el libro “La distribución de la comunión en la mano”, de Federico Bortoli, justo después de haber celebrado el centenario de las apariciones de Fátima. Antes de la aparición de la Virgen María, en la primavera de 1916, el Ángel de la Paz se apareció a Lucía, Jacinta y Francisco, y les dijo: “No tengan miedo, yo soy el Ángel de la Paz”. Rezad conmigo “. (…) En la primavera de 1916, en la tercera aparición del Ángel, los niños se dieron cuenta de que el Ángel, que siempre era el mismo, sostenía en su mano izquierda un cáliz sobre el cual estaba la Hostia. suspendida. (…) Dio la Santa Hostia a Lucía, y la Sangre del cáliz a Jacinta y Francisco, que permanecieron de rodillas, diciendo: “Tomen y beban el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajados por los hombres ingratos. Reparen sus crímenes y consuelen a su Dios “. El Ángel se postró de nuevo en el suelo, repitiendo la misma oración tres veces con Lucía, Jacinta y Francisco.

El Ángel de la Paz, por lo tanto, nos muestra cómo debemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. La oración de reparación dictada por el Ángel, por desgracia, no es nada obsoleta. Pero, ¿cuáles son los ultrajes que recibe Jesús en la Santa Hostia, para los cuales tenemos que reparar? En primer lugar, están los ultrajes contra el sacramento mismo: las horribles profanaciones, de las que algunos ex conversos satanistas han informado y ofrecen descripciones horripilantes. Las Comuniones sacrílegas, no recibidas en el estado de la gracia de Dios, o no profesando la fe católica (me refiero a ciertas formas de la llamada “intercomunión”), también son ultrajes. En segundo lugar, todo lo que podría evitar la fecundidad del Sacramento, especialmente los errores sembrados en las mentes de los fieles para que ya no crean en la Eucaristía, es un ultraje para Nuestro Señor. Las terribles profanaciones que tienen lugar en las llamadas “misas negras” no hieren directamente a Aquel que en la Hostia es agraviado, y termina sólo en los accidentes del pan y el vino.

Por supuesto, Jesús sufre por las almas de aquellos que lo profanan, y por quienes derrama la Sangre que tan miserable y cruelmente desprecian. Pero Jesús sufre más cuando el don extraordinario de su Presencia Eucarística divina-humana no puede traer sus efectos potenciales a las almas de los creyentes. Y así podemos entender que el ataque diabólico más insidioso consiste en tratar de extinguir la fe en la Eucaristía, sembrando errores y fomentando una forma inadecuada de recibirlo. 

La guerra entre Miguel y sus Ángeles por un lado, y Lucifer por el otro, continúa en los corazones de los fieles: el objetivo de Satanás es el sacrificio de la Misa y la presencia real de Jesús en la Hostia consagrada. Este intento de “robo” sigue dos pistas: la primera es la reducción del concepto de “presencia real.” Muchos teólogos persisten en burlarse o desairar el término “transubstanciación” a pesar de las constantes referencias del Magisterio (…) (Nota: otra alusión a los teólogos de Bergoglio que están poniendo en duda dicha transubstanciación)

Veamos ahora cómo la fe en la presencia real puede influir en la manera en que recibimos la Comunión, y viceversa. Recibir Comunión en la mano sin duda implica una gran dispersión de fragmentos. Por el contrario, la atención a las migas más pequeñas, el cuidado en purificar los vasos sagrados, no tocar la Hostia con las manos sudorosas, todo se convierte en profesiones de fe en la presencia real de Jesús, incluso en las partes más pequeñas de las especies consagradas: si Jesús es la sustancia del pan eucarístico, y si las dimensiones de los fragmentos son solo accidentes del pan, ¡es de poca importancia cuán grande o pequeña es una pieza de la hostia! ¡La sustancia es la misma! ¡Es él! Por el contrario, la falta de atención a los fragmentos nos hace perder de vista el dogma. Poco a poco, el pensamiento puede prevalecer gradualmente: “Si incluso el párroco no presta atención a los fragmentos, si administra la comunión de tal manera que los fragmentos se puedan perder, entonces significa que Jesús no está en ellos, o que Él está ‘hasta cierto punto’ “.

La segunda pista en la que se ejecuta el ataque contra la Eucaristía es el intento de eliminar el sentido de lo sagrado de los corazones de los fieles. (…) Mientras que el término “transubstanciación” nos señala la realidad de la presencia, el sentido de lo sagrado nos permite vislumbrar su unicidad y santidad absolutas. ¡Qué desgracia sería perder el sentido de lo sagrado precisamente en lo más sagrado! ¿Y cómo es posible? Al recibir comida especial de la misma manera que la comida ordinaria. (…)

La liturgia se compone de muchos pequeños rituales y gestos, cada uno de ellos es capaz de expresar estas actitudes llenas de amor, respeto filial y adoración hacia Dios. Precisamente por eso es apropiado promover la belleza, la idoneidad y el valor pastoral de una práctica desarrollada durante la larga vida y tradición de la Iglesia, es decir, el acto de recibir la Sagrada Comunión en la lengua y arrodillado. La grandeza y la nobleza del hombre, así como la máxima expresión de su amor por su Creador, consiste en arrodillarse ante Dios. Jesús mismo oró de rodillas en presencia del Padre. (…)

En este sentido, me gustaría proponer el ejemplo de dos grandes santos de nuestro tiempo: San Juan Pablo II y Santa Teresa de Calcuta. Toda la vida de Karol Wojtyla estuvo marcada por un profundo respeto por la Sagrada Eucaristía. (…) A pesar de estar exhausto y sin fuerzas (…) siempre se arrodillaba ante el Santísimo Sacramento. No pudo arrodillarse y ponerse de pie solo. Necesitaba que otros doblaran sus rodillas y lo levantaran. Hasta sus últimos días, quiso ofrecernos un gran testimonio de reverencia por el Santísimo Sacramento. ¿Por qué somos tan orgullosos e insensibles a las señales que Dios mismo nos ofrece para nuestro crecimiento espiritual y nuestra relación íntima con Él? ¿Por qué no nos arrodillamos para recibir la Sagrada Comunión según el ejemplo de los santos? ¿Es realmente tan humillante inclinarse y permanecer arrodillado ante el Señor Jesucristo? Y sin embargo sin dejar de ser Dios, […] “se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte en cruz” (Filipenses 2: 6-8).

¿Por qué insistimos en recibir la comunión de pie y en la mano? ¿Por qué esta actitud de falta de sumisión a los signos de Dios? 

Que ningún sacerdote se atreva a imponer su autoridad en este asunto rechazando o maltratando a los que desean recibir la Comunión arrodillados y en la lengua. Vayamos como niños y recibamos humildemente el Cuerpo de Cristo de rodillas y en nuestra lengua. Los santos nos dan el ejemplo. ¡Son los modelos a imitar que Dios nos ofrece! ¿Pero cómo puede ser tan común la práctica de recibir la Eucaristía en la mano? La respuesta se nos da, y cuenta con el respaldo de documentación nunca antes publicada que es extraordinaria en su calidad y volumen, por Don Bortoli. Fue un proceso que fue todo menos claro, una transición de lo que la instrucción Memoriale Domini concedió, a lo que hoy es una práctica tan extendida (…)

Desafortunadamente, al igual que en el lenguaje latino, también con una reforma litúrgica que debería haber sido homogénea con los ritos anteriores,una concesión especial se ha convertido en la trampa para forzar y vaciar la caja de los tesoros litúrgicos de la Iglesia. El Señor conduce los senderos correctos, no por subterfugios. Por lo tanto, además de las motivaciones teológicas mostradas anteriormente, también la forma en que se extendió la práctica de la Comunión en la mano parece haber sido impuesta no según los caminos de Dios. Puede que este libro aliente a los sacerdotes y fieles que, movidos también con el ejemplo de Benedicto XVI, que en los últimos años de su pontificado quiso distribuir la Eucaristía en la boca y de rodillas, a desear administrar o recibir la Eucaristía de esta manera, que es mucho más adecuada para el Sacramento mismo.

Espero que pueda haber un redescubrimiento y promoción de la belleza y el valor pastoral de este método. En mi opinión y juicio, esta es una pregunta importante sobre la cual la Iglesia de hoy debe reflejar. Este es otro acto de adoración y amor que cada uno de nosotros puede ofrecer a Jesucristo. Estoy muy contento de ver a tantos jóvenes que eligen recibir a nuestro Señor tan reverentemente de rodillas y en sus lenguas.

Ojalá el trabajo del padre Bortoli fomente un replanteamiento general sobre la forma en que se distribuye la Sagrada Comunión. Como dije al principio de este prefacio, acabamos de celebrar el centenario de Fátima y nos alienta a esperar el triunfo seguro del Inmaculado Corazón de María que, al final, la verdad sobre la liturgia también triunfará. 

* Card Sarah es Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…

Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:

Viernes 29 de marzo de 2013 

Viernes Santo

Mi amadísima hija, hoy Mi Iglesia en la Tierra será Crucificada. 

Hoy marca el comienzo de los cambios, que serán rápidos y que sucederán para cambiar la cara de la Iglesia Católica en el mundo.

En su velorio vendrá la fusión de todas las doctrinas, que serán vistas en cada seña pública y demostradas deliberadamente por el bien del testimonio público.

Observad ahora, ya que todo lo que les he dicho saldrá a la luz. Desafío, a aquellos entre vosotros, a negar la terrible verdad cuando seáis forzados a tragar una mentira.

Vosotros, Mis seguidores, debéis proteger Mis Sacramentos y estad vigilantes. Vosotros, Mis sagrados siervos, seréis pronto puestos a prueba, ya que Mi Divinidad será desafiada. Las leyes de Dios serán adaptadas, y tan pronto como Mi Sagrada Eucaristía sea manipulada, la Mano de Dios descenderá con tal fuerza que sabréis, inmediatamente, que estos Mensajes vienen del Cielo.

Mi Dolor se convertirá en vuestro dolor. Vuestra pena, debido a vuestro conocimiento de la Verdad, os hará imposible el aceptar los sacrilegios, a los que se os mandará abrazar.

Incluso entonces, si no aceptáis a Mi profeta y las Palabras que le doy a ella, aún les daré tiempo. Ya que muy pronto se os pedirá renovar vuestros votos por aquellos líderes entre vosotros. Se os pedirá prometer vuestra vida a través de testimonio jurado a las leyes del paganismo. Si hacéis esto, estaréis bajo la influencia del maligno y lucharéis contra Dios.

Vosotros debéis perseverar y permanecer leales a Mí y debéis pedirme por guía en un tiempo en que el hombre que se sienta en la Silla de Pedro, que rehúsa seguir en sus pasos o usar sus zapatos, destruirá vuestra lealtad a Dios.

Conforme ahora atestiguan la Crucifixión de Mi Iglesia en la Tierra, os llamaré a proclamar la Verdad de Dios. Seguiré llamándoos a fin de protegeros. Me aseguraré que Mi Iglesia, aquellos que se adhieren a Mis Enseñanzas, a Mis Sacramentos y a la Palabra de Dios, continúe viviendo a través del remanente que nunca me abandonará.

Habrá aquellos entre vosotros que me traicionaréis hoy. Otros entre vosotros pronto denunciaréis Mis Sacramentos, ya que seréis demasiado débiles para defender la Palabra de Dios. Aquellos de vosotros que ya sospecháis la verdad y que tratáis de difundir Mi Palabra sufriréis porque no tendréis el valor de defender la Verdad. Sin embargo, todavía permaneceréis leales a Mí, ya que sabéis que no podéis vivir sin Mi Amor.

Escuchad Mi Voz. Inclinad vuestra cansada cabeza sobre Mi Hombro y permitidme que Mis Brazos os envuelvan en este momento. Siempre os protegeré.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/products/a29-mar-2013-hoy-mi-iglesia-en-la-tierra-sera-crucificada-hoy-marca-el-comienzo-de-los-cambios/

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario

Usted debe Logueado Introduzca un comentario.