La ciencia es impotente para explicar la imagen de la Sábana Santa de Turín

Publicado el 22 May 2017 en el Blog Ciencia Confirma Igreja

Traducido automáticamente del Portugués. 

El Dr Paolo di Lazzaro al trabajo en ENEA.
El Dr Paolo di Lazzaro al trabajo en ENEA.

La Agencia Nacional de Italia para Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible – ENEA, después de cinco años de experimentos en su Centro de Frascati, no ha conseguido imitar “el color que se encuentra en el tejido de lino de la Sábana santa”. 

Los científicos han tratado de producirlo sin éxito, apelando a los rayos ultravioletas. 

En palabras simples, escribió el “Vatican Insider”, no ha sido posible “identificar los procesos físicos y químicos capaces de producir colores similares a las que forman la imagen de la Sábana santa”.

Los científicos Di Lazzaro, Murra, Santoni, Nichelatti y Baldacchini partidos del último y único examen completo interdisciplinar del sagrado sábana, efectuado en 1978 por el equipo de científicos estadounidenses del STURP (Shroud of Turin Reasearch Project)

El nuevo informe de la ENEA desmiente, casi sin esfuerzo y con mucha claridad, la hipótesis de que el Santo Sudario pueda ser una falsificación medieval.

La hipótesis que ya se intentó vehicular con el fracaso de la exploración de un análisis con Carbono 14 marcada por errores de procedimiento y cálculo.

El documento de ENEA señala otras circunstancias que constituyen un rompecabezas hasta hoy insoluble:

“La doble imagen (frontal y dorsal de un hombre flagelado y crucificado, débilmente visible en el tejido de lino de la Sábana santa de Turín, tiene muchas características físicas y químicas de tal manera peculiares, que hacen imposible obtener en el laboratorio un color idéntico en todos sus matices, como ya se ha discutido en varios artículos y aparece en las referencias bibliográficas.

“Esta imposibilidad de replicar (y, por consiguiente, de falsificar) la imagen impide que se pueda formular una hipótesis creíble sobre su mecanismo de formación.

“De hecho, hastahoy la ciencia aún no es capaz de explicar cómo se originó la imagen del cuerpo en la Sábana santa“.

Los expertos Daniele Murra, Paolo Di Lazzaro y Giuseppe Baldacchini que participaron en los trabajos
Los expertos Daniele Murra, Paolo Di Lazzaro y Giuseppe Baldacchini
que participaron en los trabajos

Las primeras análisis experimentales de las propiedades físicas y químicas de la imagen del Santo Sudario se han realizado en 1978 por 31 científicos del proyecto STURP.

Ellos trajeron de los estados UNIDOS de instrumentos de vanguardia de valor millonario en el campo de la espectroscopia de infrarrojo, visible y ultravioleta, fluorescencia de rayos X, termografía y la pirólisis, la espectrometría de masas, análisis de micro-Raman, la transmisión de la fotografía, la microscopía, la eliminación de fibrillas y prueba microquímico.

Estos análisis no se encontraron cantidades significativas de pigmentos, como los tintes o barnices, ni restos de dibujos. Por eso la conclusión de que la imagen no está pintada, ni impresa ni ha sido obtenida por calentamiento.

Además, la coloración de la imagen reside sólo en la parte más externa y superficial de las fibras constitutivas de los hilos del tejido de lino. Mediciones recientes muestran que el espesor de la parte con color es muy sutil.

Quiere decir, alrededor de 200 micrómetros (= 200 millonésimas de metro), o un quinto de una milésima de milímetro. Esto equivale a la pared celular primaria de cada fibra de lino. Cerca de 200 de estas fibras constituyen un hilo del tejido.

Se Trata de un grosor casi impalpable, aunque perceptible por el ojo humano y captada técnicamente con seguridad. 

Otros datos encontrados por el equipo STURP:

1) Hay sangre humana en el Santo Sudario, pero donde él está presente no hay imagen; por lo tanto, no hay imagen bajo las manchas de sangre; 

2) Los matices del color contienen información en tres dimensiones del cuerpo;

3) Las fibras de colores de la imagen son más frágiles que las de colores;

4) La coloración superficial de las fibras de la imagen proviene de un proceso desconocido que causó la oxidación, deshidratación y conjugación de la estructura de la celulosa de la planta del lino.

La Sábana santa: montaje tridimensional por Thierry Castex
La Sábana santa: montaje tridimensional por Thierry Castex

“En otras palabras, la coloración es más que la consecuencia de un proceso de envejecimiento acelerado del lino”, escribe el ENEA. 

Hasta hoy han fracasado todos los intentos de reproducir una imagen con las mismas características sobre un paño de lino.

Algunos científicos han logrado reproducir algunos efectos, pero nadie logró obtener el conjunto de características del original.

“En este sentido, el origen de la imagen de la Sábana santa de hoy es desconocida. 

“Ese es el punto central del llamado “misterio de la Sábana santa’: independiente de su fecha o de los documentos históricos (…)

“la ‘pregunta de las preguntas’ sigue siendo la misma: ¿cómo se genera la imagen del cuerpo de la Sábana santa?”. 

Y aún hay más.

1) Hay una relación precisa entre la intensidad de los matices de la imagen y la distancia entre las partes del cuerpo y el tejido que lo cubrió.

Sin embargo, hay partes del cuerpo que se muestren en la imagen que no podían estar en contacto con el tejido como se comprueba por encima y por debajo de las manos. 

2) no están presentes las deformaciones geométricas típicas de un cuerpo de tres dimensiones puesto en contacto con una sábana de dos dimensiones. “Por lo tanto, podemos deducir quela imagen no se formó por contacto de lino con el cuerpo”. 

Estas características sumadas a la “extrema superficialidad del color y la ausencia de pigmentos (…) hace que sea muy poco probable obtener una imagen similar por medio de métodos químicos de contacto, ya sea en un laboratorio moderno, o con mayor razón por obra de un hipotético falsificador medieval“.

El hecho de no haber imagen bajo las manchas de sangre significa que las manchas se formaron antes de la ampliación.

Por lo tanto, la imagen del Santo Sudario se formó después de la deposición del cadáver en el Sepulcro.

Además, las manchas de sangre tienen contornos bien definidos, por lo que se puede pensar que el cadáver no ha sido cargado con la sábana.

“Hay signos de putrefacción cerca de los orificios corporales. Estos signos aparecen alrededor de los 40 horas después de la muerte. En consecuencia, la imagen no puede ser atribuida a los gases de la putrefacción, ya que el cadáver no permaneció en el tejido durante más de dos días”.

Una hipótesis aventa la posibilidad de una forma de energía electromagnética (como sería un rayo de luz de onda corta), que podría reproducir las características de la Sábana santa.

Sin embargo, los intentos de reproducir una imagen como la de la Sábana santa con los rayos láser se frustras.

La Sábana santa: montaje tridimensional por Thierry Castex
La Sábana santa: montaje tridimensional por Thierry Castex

El ENEA intentó otra vía, con un flash de radiación direccional ultravioleta, obteniendo resultados en algo comparable a la Sábana santa. 

Sin embargo, advierten los científicos de ENEA, “se debe subrayar que la potencia total de la radiación ultravioleta necesaria para colorear instantáneamente la superficie de un tejido con el tamaño de un cuerpo humano de estatura media equivale a 34 billones de vatios. 

Esta potencia se hace impracticable la reproducción de la imagen por completo, porque no puede ser producida por alguna fuente construida hasta los días de hoy. Las más potentes que se pueden encontrar alcanzan unos miles de millones de vatios”.

34 billones de vatios equivale a la producción total de la hidroeléctrica de Itaipú durante 20 minutos en la cúspide de su funcionamiento (103.098.355 Megavatios por hora en 2016).

El trabajo de ENEA cierra diciendo que “no llegamos a una conclusión, estamos componiendo las pecinhas de un rompecabezas científico fascinante y complejo”.

Mientras los científicos siguen debatiendo, nosotros, pobres hombres, con toda nuestra ciencia y tecnología, nos maravillosamente puestos en nuestra dimensión de las criaturas ante la infinitud de poder de Dios y de la inmensidad del milagro espiritual y material de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Especial de ENEA en la TV Raitre: “la imagen de la Sábana santa, hoy, no es reproducible”

Las ciencias delante del humanamente inexplicable
John y Rebecca Jackson con el modelo tridimensional del Hombre de la Sábana santa

La Santa Iglesia no teme a la ciencia.

Por el contrario, abre posibilidades para que ella, con sus métodos de investigación y análisis, diga lo que le corresponde para comprobar la veracidad de un hecho o la autenticidad de un objeto.

Así como, San Tomé sólo creyó en la Resurrección de Nuestro Señor cuando metió el dedo en el lugar de los clavos y la mano en la herida abierta por la lanza, lo mismo sucedió con la ciencia a propósito de la Sábana santa.

Partiendo de la hipótesis de que podría ser una falsedad, los científicos se ocuparon en estudiarlo.

Y cada avance en las investigaciones, nuevas maravillas que han sido descubiertas.

En los Estados Unidos, se formó un grupo de investigación denominado Proyecto de Investigación del Sudario de Turín (STURP).

La Sábana santa, exámenes de laboratorioEn 1978, un equipo de científicos de este grupo llevó a cabo una serie de pruebas con un total de 120 horas.

Uno de los varios tests aplicados, cabe destacar fotos y microscopía electrónica, rayos X, espectroscopia, la fluorescencia ultravioleta, termografía, y análisis químicos.

Los resultados de los exámenes de laboratorio han demostrado que el dibujo que aparecía en el paño no podría haber sido hecho por manos humanas, y que no se trataba de una pintura.

Las manchas de sangre marcaron el tejido de modo diverso del que serían las producidas por un cuerpo común.

Cuando la impresión se produjo, todo lleva a creer que el tejido no estaba comprimido por la presión del cuerpo.

Se trataba realmente de sangre humana, de tipo sanguíneo AB.

Un criminólogo y botánico suizo Max Frei, identificó células de polen de cuarenta y nueve plantas diferentes, presentes en el tejido, siendo algunas de ellas europeas y treinta y tres originarias de la Palestina y Turquía.

Este hecho confirma el recorrido de la Sábana santa de Jerusalén a Turín en sus veinte siglos de existencia.

La Sábana santa, análisisDos físicos de la Fuerza Aérea estadounidense notaron la presencia de objetos circulares colocados en los ojos y plantearon la hipótesis de que fueran monedas.

Francis Colas, profesor de la Universidad de Loyola de Chicago, se ha demostrado por análisis de equipo que se trataba realmente de monedas de Poncio Pilato, acuñadas entre los años 29 y 32 de nuestra era.

Estudios arqueológicos en cementerios judíos confirman que los judíos en el primer siglo solían poner monedas en los ojos de los muertos para mantener los párpados cerradas.

Diogo Waki

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario