La Iglesia infiltrada por la masonería y el sionismo. Autor: Manuel Galiana Ros.

Aquí teneis el enlace a la misma entrada publicada en el blog de pioneros.eu

Contraportada del libro «La Iglesia infiltrada por la masonería y el sionismo». Autor: Manuel Galiana Ros.

Este es un extracto del libro: contiene las páginas 106 a la 129 del libro. Así podreis haceros una idea de como aquellos judíos que odian a nuestro Señor Jesucristo insidian a su Iglesia y tratan de destruirla desde dentro.

El índice del libro, para que conozcais los temas que trata y su contenido, figura al final de este artículo.

JUAN XXIII ELOGIADO POR MASONES Y COMUNISTAS DURANTE SU «PONTIFICADO»

Juan XXIII con los obispos cismáticos orientales durante el
Concilio Vaticano II.

Juan XXIII, Pacem in terris, 14, 11 de abril de 1963. «Entre los derechos del hombre se debe enumerar también el de poder venerar a ­Dios, según la recta norma de su conciencia y profesar la religión en privado y en público». Esto es herejía. No es un derecho del hombre adorar en público a los dioses falsos. Esto ha sido condenado por muchos papas.

La encíclica Pacem in terris de Juan XXIII fue elogiada por los mis­mos líderes masónicos como siendo un documento masónico. Estos son sólo algunos ejemplos: Esta es una cita del Boletín Masónico, el órgano oficial del Consejo Supremo del grado 33 del antiguo y acep­tado rito escocés de la masonería para el distrito masónico de los Estados Unidos de México, ubicado en el 56 de la calle Lucerna, en el DF de México (año 18, n-9– 220, mayo de 1963):

«LA LUZ DEL GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO, ILUMINA EL VATI­CANO»

«En términos generales, la encíclica Pacem ín terris, dirigida a todos los hombres de buena voluntad, ha inspirado consuelo y espe­ranza. Se elogia universalmente tanto a los países democráticos como a los comunistas. Solo las dictaduras católicas han fruncido el ceño y distorsionado su espíritu. Muchos conceptos y doctrinas con­tenidas en ella nos son familiares. Las hemos oído de ilustres nacio­nalistas, liberales y hermanos socialistas. Después de considerar cui­dadosamente el significado de cada palabra, podríamos decir que, no obstante la proverbial y típica basura literaria vaticana, la encíclica Pacem in terris es una vigorosa declaración de la doctrina masó­nica…no dudamos en recomendar su reflexiva lectura

 

JUAN XXIII Y LOS JUDIOS

Juan XXIII una vez saludó a unos visitantes judíos con las palabras: «Yo soy José, vuestro hermano». A pesar de que esta miste­riosa declaración de Juan XXIII a los judíos ha sido citada frecuente‑

mente, sin embargo, no ha sido explicado su significado. Creemos que una buena explicación de su significado es que esta afirmación de Juan XXIII «Yo soy José, vuestro hermano», es una cita del Génesis 45, 4. Ella fue hecha por el patriarca José, el hijo de Jacob, a sus her­manos cuando llegaron a Egipto durante el tiempo de la hambruna.

Cuando consideramos la evidencia de que Juan XXIII era masón, que Juan XXIII comenzó el proceso de la revolución contra la Iglesia Católica en el Vaticano II y que el «pontificado» de Juan XXIII inició una nueva actitud revolucionaria hacia los judíos, entre otras cosas, el significado de su declaración a los judíos se hace clara. Juan XXIII -igual que José que no era uno de los egipcios y se encontraba en el pináculo de la jerarquía de los egipcios- al decirles «Yo soy José vuestro hermano’,) les estaba diciendo a los judíos que él era «José su hermano», porque él era en realidad un judío infiltrado coloca­do en la mas alta posición de la jerarquía de los cristianos (o eso parecía). Esa fue la manera críptica de Juan XXIII de revelar lo que realmente era: un antipapa conspirador al servicio de los enemigos de la Iglesia. Justo antes de su muerte Juan XXIII compuso la siguiente oración por los judíos: Esta oración fue confirmada por el Vaticano II como siguiendo la obra de Juan XXIII:

«Hoy nos damos cuenta cuan ciegos hemos sido a lo largo de los siglos y como no apreciamos la belleza del pueblo elegido o las características de nuestros hermanos favorecidos. Somos conscien­tes de la marca divina de Caín colocada sobre nuestra frente. En el curso de los siglos, nuestro hermano Abel ha estado tendido san­grando y llorando sobre la tierra por nuestra culpa, porque nos habí­amos olvidado de Tu amor. Perdona nuestra condena injustificada de los judíos. Perdónanos por crucificar a los que te crucificaron por segunda vez. Perdónanos, no sabíamos lo que hacíamos»

Juan XXIII dice que los judíos siguen siendo el pueblo escogido, lo que es herético. La frase «pérfidos judíos» era la expresión usada por los católicos en la liturgia del Viernes Santo hasta que Juan XXIII la eli­minó en 1960. La palabra pérfido significa «infiel». El Viernes Santo de 1963, el cardenal que fue el celebrante en San Pedro dijo las anti­guas palabras (pérfidos judíos) por fuerza de la costumbre. Juan XXIII sorprendió a los fieles cuando lo interrumpió diciéndole «dilo de la nueva manera»

Papa Benedicto XIV, A quo primum, 14 de junio de 1751: «Otra amenaza para los cristianos ha sido la influencia de los infieles judí­os…Ciertamente no es en vano que la Iglesia ha establecido la oración universal que es ofrecida desde la salida del sol hasta su ocaso, por los judíos obstinadamente incrédulos, para que Dios levante el velo que cubre sus corazones y los saque de la oscuridad y los conduzca a la luz de la verdad»

DECLARACIONES DE COMUNISTAS, MASONES Y NO CATOLICOS ALA­BANDO A JUAN XXIII DESPUES DE SU MUERTE

Después de la muerte de Juan XXIII, numerosos documentos de comunistas, masones y judíos fueron enviados al Vaticano, expresan­do su tristeza por la muerte de Juan XXIII. Gente como Fidel Castro y Nikita Khrushchev enviaron mensajes de alabanza y dolor.

Editorial de El Informador del 4 de junio de 1963: «La Gran Logia Occidental Mexicana de Libres y Aceptados Masones, con motivo del fallecimiento del Papa Juan XXIII hace pública su pena por la desaparición de este gran hombre que vino a revolucionar las

ideas, pensamientos y formas de la liturgia católica romana. Las Encíclicas «Madre y Maestra» y «Paz en la Tierra» han revolucionado

los conceptos en favor de los Derechos del Hombre y su Libertad. La humanidad ha perdido a un gran hombre y los Masones recono­cemos en él sus elevados principios, su humanitarismo y su condición de Gran Liberal». Guadalajara, Jalisco, México, 3 de junio de 1963 – Licenciado José Guadalupe Zuno Hernández

El masón de alto rango Carl Jacob Burckhardt escribió en el Journal de Geneve: «Conocí muy bien al cardenal Roncalli. El era un deísta y un racionalista cuya fuerza no radicaba en la capacidad de creer en milagros y en venerar lo sagrado»

LOS SORPRENDENTES PARALELOS ENTRE EL ANTIPAPA JUAN XXIII DEL GRAN CISMA DE OCCIDENTE Y EL ANTIPAPA JUAN XXIII DEL VATICANO II

El nombre Juan había sido evitado por los papas durante 500 años, debido a que el último hombre que lo había usado fue el famoso antipa­pa Juan XXIII (Baldassare Cossa), autor del Gran Cisma de Occidente. Los paralelos entre el primer antipapa Juan XXIII (Baldassare Cossa) y el segundo (Angelo Roncalli), son sorprendentes:

El reinado del primer antipapa Juan XXIII abarcó cinco años, desde 1410 hasta 1415, al igual que el reinado del segundo anti­papa Juan XXIII que abarcó cinco años, entre 1958 y 1963.

El primer antipapa Juan XXIII convocó un falso concilio, el Concilio de Constanza (el Concilio de Constanza después se convir­tió en un verdadero concilio ecuménico, con algunas sesiones apro­badas por el verdadero papa, pero en la época en que el antipapa Juan XXIII lo abrió, era un falso concilio). De la misma manera, el reciente antipapa Juan XXIII (Angelo Roncalli) también convocó un falso concilio, el Vaticano II.

El primer antipapa Juan XXXIII abrió su falso concilio de Constanza en el cuarto año de su reinado, en 1414. El reciente antipapa Juan XXIII abrió el Vaticano II en el cuarto año de su reinado en 1962.

El reinado del primer antipapa Juan XXIII terminó poco antes de la 3á sesión de su falso concilio, en 1415. El reciente antipapa Juan XXIII murió poco antes de la tercera sesión del Vaticano II, en 1963, poniendo fin a su reinado.

Creemos que las similitudes entre el primer antipapa Juan XXIII y el segundo, no son meras coincidencias. El primer antipapa Juan XXIII fue también el último antipapa que reinó en Roma. Angelo Roncalli, el reciente antipapa Juan XXIII, al tomar ese nombre, ¿esta­ba indicando simbólicamente (a la manera críptica como los masones suelen hacer las cosas) que él era el continuador en la línea de los antipapas que reinan desde Roma?

El cardenal Heenan, que estuvo presente en el cónclave de 1958 que eligió a Juan XXIII, mencionó una vez: «No había tanto misterio en la elección del papa Juan. El fue elegido porque era un hombre muy viejo. Su principal deber era hacer cardenal al arzobispo de Milán, Monseñor Montini (después Pablo VI), para que pudiera ser elegido en el próximo cónclave. Esta fue la política y fue realizada con precisión»

Pablo VI fue el hombre que decía ser el jefe de la Iglesia Católica desde el 21 de junio de 1963, hasta el 6 de agosto de 1978. El fue el hombre que promulgó el Concilio Vaticano II y la nueva misa. Ya hemos visto que las pruebas indican que el hombre que precedió y elevó a Pablo VI, Juan XXIII, fue un masón y un manifiesto hereje. También hemos visto que los documentos del Vaticano II contienen muchas herejías, y que la nueva misa promulgada por Pablo VI, representó una revolución litúrgica.

Aquí vemos a Pablo VI dando un saludo masónico al patriarca cis­mático oriental de Constantinopla, Atanágoras, el 5 de enero de 1963. Ambos también levantaron mutuamente las excomuniones recípro­cas de 1054. Esto significa que Pablo V consideraba que los «ortodo­xos» orientales ya no estaban excomulgados, aunque ellos nieguen el papado. Por lo tanto, según Pablo VI, el papado no es un dogma obli­gatorio bajo pena de excomunión.

Pablo VI llevando el pectoral de efod, una vestimenta usada por los masones y los sumos sacerdotes judíos. Nótese que las doce piedras representan las doce tribus de Israel.

Pablo VI dando un saludo masónico al Patriarca cismático
oriental Atenágoras.

  Pablo VI llevando el pectoral de efod, una vestimenta usada por los masones y los sumos sacerdotes judíos.

 

Esto no es sólo el pectoral del sumo sacerdote judío, que además, según la Enciclopedia de la Masonería de Mackey, el efod es también «usado en los capítulos ame­ricanos (masónicos) del Arco Real, por el sumo sacerdote como parte de sus ornamentos oficiales». El efod era la vestimenta que fue usada por Caifás, el sumo sacerdote de la religión judía, que ordenó que Jesucristo fuera condenado a muerte, a la crucifixión.

El antipapa Pablo VI usó numerosas veces el pectoral efod, también conocido como el Juicio de la Razón del sumo sacerdote judío. Dios permite cosas como estas para que la gente conozca que esos son los hombres infiltrados y enemigos de la Iglesia Católica.

Y mientras Pablo VI era la causa de este implacable desastre y des­trucción espiritual, como serpiente astuta que era, calculadamente desviaba la atención de sí mismo. En la que quizá es su cita más famo­sa, señaló que e humo de Satanás había penetrado en el templo de Dios. Así lo dijo en su homilía del 29 de junio de 1972: «El humo de Satanás ha penetrado por una grieta del Templo de Dios…»

Cuando Pablo VI hizo esta declaración, todo el mundo miraba a los cardenales, a los obispos y los sacerdotes para descubrir donde podría estar este humo. Miraron a todos excepto al hombre que hizo esta declaración. Pero en realidad, Pablo VI fue el humo de Satanás y él hizo esta declaración para desviar la mirada de la gente sobre él y en esto él tuvo éxito.

El hecho de que Pablo VI frecuentemente usara el efod judío, junto con todos sus otros sistemáticos intentos para destruir toda la tradi­ción católica, son una fuerte evidencia de que él era un judío satánico infiltrado. De hecho, los antepasados de Pablo VI eran judíos. Su ver­dadero nombre era Giovanni Montini. La familia Montini aparece en el Libro de Oro de la Nobleza Italiana (1962-1964, p. 994): «Una rama de la noble familia de Brescia…de donde viene su blasón noble y que reconoce como su seguro tronco y fundador a un Bartolomé (Bartolino) de Benedictis, dice que Montini era de origen judío»

JUAN PABLO I (ALBINO LUCIANI)

Papa León XIII, 8 de diciembre de 1892: «Todos deben evitar la familiaridad o amistad con cualquiera que sea sospechosos de pertenecer a la masonería o a grupos afiliados. Conocedlos por sus frutos y evitadlos

Juan Pablo II en reunión sobre las raíces del antisemitismo 1997: «Este pueblo (los judíos) ha sido llamado y guiado por Dios, creador del cielo y de la tierra. Su existencia no es apenas

un acontecimiento natural o cultural…….. Es un acontecimiento
sobrenatural A pesar de todo este pueblo continua siendo el pueblo de la alianza…»

Es importante tener en cuenta que el «arzobispo» de Estrasburgo, Francia, de la secta del Vaticano II, Joseph Dore, recordó con júbilo la mencionada herejía que Juan Pablo II pronunció sobre la Antigua Alianza en un discurso en Mainz, Alemania y en otros lugares. Nótese que el «arzobispo» Dore, admite que el Vaticano II cambió la enseñan­za tradicional de la Iglesia sobre la cesación de la Antigua Alianza.

El «arzobispo» Joseph Dore, en un discurso a la secta B’naiB’rith (masones judíos), en agosto de 2003 dijo: «Cualquiera que sea la des­cripción (de los judíos en el arte católico tradicional)…el mensaje teo­lógico es el mismo, la elección de Dios ha pasado ahora al pueblo cris­tiano y la Iglesia, la verdadera Israel puede triunfar, ella que confiesa la verdad salvadora que Cristo ha traído».

El papa Juan Pablo II recordó en numerosas ocasiones la perma­nencia de la Primera Alianza (la Antigua Alianza), «que nunca fue revocada» por Dios (Juan Pablo II, Mainz, Alemania, 1980). Hoy en día, deseamos trabajar juntos con nuestros hermanos mayores hacia la reconciliación y el diálogo fraterno.

Juan Pablo II.

EL INCREÍBLE MENSAJE DE JUAN PABLO II EN CONMEMORACIÓN DE LA SINAGOGA JUDÍA

Juan Pablo II, mensaje al gran Rabino de Roma, 23 de mayo de 2004: «Distinguidísimo Dr. Ricardo di Segni, Gran Rabino de Roma. ¡Shalom! Con profunda alegría me uno a la comunidad judía de Roma que celebra el centenario de la Gran Sinagoga de Roma, un símbolo y un recordatorio de la presencia milenaria en esta ciudad del pueblo de la Alianza del Sinaí. Por más de 2000 años, vuestra comunidad ha sido una parte integral en la vida de la ciudad; ella puede gloriarse de ser la más antigua comunidad judía de Europa occidental y de haber desem­peñado un rol importante en la difusión del judaísmo en todo el con­tinente.

La conmemoración de hoy, por lo tanto, adquiere un significado especial…Puesto que no estoy en condiciones de asistir en persona, le he pedido a mi vicario general, Camillo Ruini que me represente; él esta acompañado del cardenal Walter Kasper, presidente de la Comisión de la Santa Sede para las Relaciones con los judíos. Ellos expresan formalmente mi deseo de estar con vosotros en este día. «La Iglesia no ha dudado en expresar su profundo pesar por las ‘fallas de sus hijos e hijas en todas las épocas’y en un acto de arrepentimiento, ha pedido perdón por haber estado conectados de alguna manera con el flagelo del anti-judaísmo y del antisemitismo.

JUAN PABLO II REZANDO EN EL MURO DE LAS LAMENTACIONES

El 26 de marzo de 2000, Juan Pablo II rezó en el muro occidental en Jerusalén, llamado Muro de los Lamentos. También elogió a los enemigos más grandes que la Iglesia Católica haya jamás conocido, incluyendo a los revolucionarios protestantes Lucero y Calvino. En octubre de 1983, Juan Pablo II, hablando de Martin Lutero, declaró: «Nuestro mundo experimenta incluso hoy su impacto en la histo­ria’: También el 14 de junio de 1984, Juan Pablo II elogió a Calvino como alguien que quería «hacer que la Iglesia fuera más fiel a la voluntad del Señor»

JUAN PABLO II GALARDONADO POR LOS MASONES

Juan Pablo 11 recibe a a la B’naiB’rith (Logia masónica de Nueva York) el 22 de marzo de 1982 y en diciembre de 1996 la Logia del Gran Oriente de la Masonería italiana ofreció a Juan Pablo II su mayor condecoración, la orden de Galilea, como expresión de gra­titud por los esfuerzos que él hizo en apoyo de los ideales masónicos. El representante de la masonería italiana señaló que Juan Pablo II mereció el honor porque él promovió «los valores de la masonería universal, la fraternidad, el respeto por la dignidad del hombre y el espíritu de tolerancia, puntos centrales de la vida de los verdaderos masones»

LAS HEREJIAS DE BENEDICTO XVI (2005-2013)

enedicto XVI hace la señal satánica del diablo. A continuación Dvemos a Benedicto XVI haciendo la señal del diablo. Este gesto satánico es popular entre los satanistas y los grupos de rock satánico. Muchos hacen este gesto satánico con la mano, sin saberlo, porque están asumidos por el espíritu del maL Algunos señalan que la señal del diablo es similar al gesto en lenguaje de señas que dice «te amo». Eso es cierto, pero es probablemente porque la inventora del sistema del lenguaje para sordos, Helen Keller, era ella misma una ocultista y teósofa. Ella escribió un libro llamado «Mi religión» en la que explica sus ideas. Algunos creen que ella diseño la señal «te amo» para que corresponda con la señal del diablo, de manera que lo que se estaría diciendo es que él o ella ama a Satanás.

 Benedicto XVI realizando la señal satánica del Diablo.

 

LA ENSEÑANZA HERÉTICA DE FRANCISCO SOBRE EL «MATRIMONO» GAY Y SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD.

 

Hasta ahora se ha documentado y confirmado que Francisco estuvo a favor de las uniones civiles homosexuales cando vivió en Argentina. El apenas no quiso que se le llamara matrimonio a la unión civil homosexual Esto es herejía. Ello significa que Francisco aprobó el comportamiento sexual perverso y abominable condenado en la Escritura y en la enseñanza católica.

En todo caso, creemos que Benedicto XVI sí esta haciendo la señal del diablo- la doble señal del diablo de hecho- y que él sabe lo que está haciendo. Decimos esto porque después de haber leído muchos de sus libros, podemos decir que él es claramente uno de los hombres más inteligentes del mundo, además de tener un conocimiento enci­clopédico de las materias católicas. Puesto que él dice repetidamente en sus libros que uno no es libre de no ver a Jesús como el Mesías (como lo hemos documentado), Benedicto XVI (siendo un hombre extremadamente informado) sabe muy bien que esta predican­do un nuevo evangelio anticristiano desde el interior de las estructuras físicas de la Iglesia Católica, a la vez que se hace pasar por el Papa que supuestamente esta dedicado al Evangelio. Por lo tanto, él esta plenamente consciente del malvado engaño que esta promoviendo. Solo una persona que rinde culto a sabiendas a Satanás o esta muy controlado o poseído por Satanás, podría hacer una cosa así.

El 7 de junio de 2010, Francisco visitó el centro judío en Argentina y llamó a los judíos «nuestros hermanos mayores» y «el pueblo elegido de Dios». También rezó delante de una lista de judíos fallecidos rindiéndoles honor.

El 11 de octubre de 20102, Francisco otorgó al rabino Abraham Skorka, que es defensor de la homosexualidad, un titu­lo honoris causa en una universidad «católica». Después que el rabino recibió el doctorado dijo: «Estamos esperando al Mesías, pero para que él llegue le tenemos que preparar el terreno….»

Desde la época del Papa Pablo VI -continua Kramer- se regis­tró una auténtica revolución masónica en el Vaticano y con el pontificadode Pablo VI, los francmasones dominaron en el Vaticano. En este sentido explica que el último monseñor Marino Marini, designado por el Papa Benedicto como secreta­rio de la congregación (Ecclesia Dei), le confesó en 1996: «Nuestras manos están atadas, no podemos hacer nada porque los francmasones controlan las posiciones claves en la Iglesia» Una década después volvió a insistir sobre este punto: «Sufrimos una ocupación masónica», le dijo.

UN VATICANO SIN «BRUJULA MORAL»

La pérdida de la «brújula moral» del Vaticano, no comenzó con Pablo VI, aunque, según Kramer, bajo su reinado hubo una infil­tración de homosexuales en toda la Iglesia, en los seminarios y en las facultades de teología. Además, recuerda que en uno de los libros escritos por Peter Damian en el siglo XI, se hablaba de la misma cuestión de «como estas personas entraban, ellos tenían ambiciones, querían llegar a los puestos mas altos y querían ser promovidos». Los que tenían una verdadera vocación para ser sacerdotes querían deshacerse de ellos, pero con el Papa Pablo VI, se revitalizaron y desde entonces ponen a su gente en las posiciones más altas, explica Kramer.

¿ES MASÓN FRANCISCO 1? – PRIMERA PARTE: EL PAPA Y EL CLUB ROTARY

Las ideas reformistas del Papa Francisco despiertan las sospechas de ciertos sectores de la Iglesia que lo vinculan a la masonería.

¿Esta la Iglesia en manos de la masonería? Algunos consideran que el Papa Francisco, cuya imagen se asocia al progreso y la reforma del catolicismo, sería un instrumento de fuerzas laicistas. La cultura del encuentro promovida por el pontífice o su acercamiento al judaísmo, mediante encuentros con la poderosísima logia sionista B’naiB’rith,

 se interpreta por los mas retrógrados como un alineamiento con cier­tas instituciones incluso sociedades secretas, que desde hace siglos impulsarían la tolerancia religiosa y el diálogo entre confesiones como un pretexto para diluir el poder de Roma. Preocupa que el santo padre sintonice en exceso con propuestas tradicionalmente ligadas a la francmasonería liberal dogmática, como la separación total iglesia-estado, la laicidad completa del espacio público o la auto­financiación definitiva de las distintas confesiones.

Por tanto, que no espere el lector averiguar aquí la pertenencia de Bergoglio a alguna logia, puesto que el Papa, jamás se ha declarado masón. Entre ellos destacamos en este primer artículo que en 1999 el por entonces arzobispo Bergoglio fue elegido socio honorario del Rotary Club de la Ciudad de Buenos Aires. El Rotary es una institución estadounidense de proyección internacional con más de un siglo de historia. En sus orígenes, en la primera década del siglo pasado, el Rotary nació como una asociación de principios masónicos. Sus fun­dadores pertenecían a la francmasonería norteamericana.

LA ENSEÑANZA HERÉTICA DE FRANCISCO SOBRE EL «MATRIMONIO» GAY Y SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD

El 19 de Agosto de 2013, Francisco fue entrevistado por la revista Razón y Fe, en su página 14, Francisco claramente enseña que los homosexuales activos no son rechazados ni condenados por Dios. También en la misma revista, el 19 de agosto de 2013 p.14, dice: «En Buenos Aires recibía cartas de personas homosexuales que son ver­daderos «heridos sociales», porque me dicen que sienten que la Iglesia siempre les ha condenado. Pero la Iglesia no quiere hacer eso. Los masones apoyan a Francisco: Francisco fue recientemente elogiado por el gran maestre de la Gran Logia Oriental de Italia y el de la Argentina. Ellos públicamente apoyaron la elección de Francisco como nuevo antipapa.

 EL MASIVO ESCÁNDALO SEXUAL ENTRE LOS «SACERDOTES» DEL VATICANO II/NOVUS ORDO

Albino Luciani (Juan Pablo I) era hijo de un socialista com­prometido. Juan XXIII lo consagró personalmente obispo el 27 de diciembre de 1958. Luciani fue nombrado «cardenal» por Pablo VI e hizo amistad con muchos acatólicos. Phillip Potter, secretario del Consejo Mundial de Iglesias fue huésped suyo. Entre sus otros invitados había judíos, anglicanos y «cristianos» pentecostales. Intercambió libros y cartas muy amistosas con Hans Küng. Luciano era consciente de que varios de los laicos católicos que él conocía, eran miembros de logias masónicas.

Todo esto son razones de porque el 19 de agosto de 2005, un vier­nes a medio día y hora en que Jesús fue crucificado, Benedicto XVI fue ala sinagoga judía en Colonia, Alemania y participó activamente en el servicio de culto judío. A continuación, vemos a Benedicto XVI haciendo la señal del diablo. Este gesto satánico es popular entre los satanistas y los grupos de rock satánico.

CBS News: «Los miembros del clero y otras personas de la archi­diócesis de Boston, probablemente abusaron sexualmente de mas de 1.000 personas durante un periodo de seis décadas, dijo el miércoles el fiscal general de Massachusetts, agregando que fue tan masivo que bordeó lo imaginable.

Casi todos los que lean este libro, probablemente estarán familia­rizados con el masivo escándalo sexual entre los «sacerdotes» de la falsa iglesia del Novus Ordo/Vaticano II que ha sido expuesto incesan­temente por los medios de comunicación desde hace aproximadamen­te el año 2002 hasta el presente. La perversión sexual de los «sacer­dotes» Novus Ordo/Vaticano II es tan extenso que diócesis enteras de la secta del Vaticano II han terminado en la bancarrota por tener que pagar a las victimas las indemnizaciones legales de los abusos. La dió­cesis de Davenport ofrece el ejemplo más reciente.

 

Bella Dood.

 Los católicos tradicionales tienen que considerar seriamente los inmensos daños que estos escándalos han causado a la Iglesia Católica ante los ojos del mundo, a pesar de que se pueda probar que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica y que los hombres involucrados íntimamente en estos escándalos se adhieren a una nueva religión y no a la verdadera religión católica.

Pero estos escándalos no sólo se limitan a Boston. El 3 de mayo de 2003, el obispo Thomas J. O’Brien, de Phoenix recono­ció que había ocultado denuncias por abusos sexuales por parte de sacerdotes. Acto seguido, renunció a su cargo. 28 de junio de 2003: » En uno de los mayores acuerdos extrajudiciales por abu­sar de las víctimas en el escándalo sexual católico, la archidióce­sis de Louisville en Kentucky anunció que pagará cerca de 25,7 millones de dólares a personas que dijeron haber sido abusadas sexualmente por sacerdotes y otros empleados de la Iglesia… William McMurry, que representó a muchos de los demandantes, dijo que la archidiócesis está usando más de la mitad de sus acti­vos líquidos para pagar el acuerdo»

Tampoco el escándalo sexual de la secta Vaticano II se limita a los EEUU. El escándalo sexual que ha envuelto a la secta del Vaticano II se extiende por todo el mundo. El 8 de julio de 2002, «La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas se disculpó por la ‘grave mala conduc­ta sexual’ por parte de sacerdotes filipinos y prometió un protocolo para hacer frente a futuros casos de abuso».

El siglo XVIII fue para la Masonería especulativa (nacida en 1717) un periodo de zozobra y persecución; pocos gobiernos o estados no se ocuparon de los francmasones y prohibieron sus reuniones. En este contexto, las prohibiciones y las condenas del Papa Clemente XII en 1738 y de Benedicto XIV en 1751, así como el decreto del Cardenal Firrao para los Estados Pontificios en 1739, no son más que otros tan­tos eslabones en la larga cadena de medidas adoptadas por las autori­dades europeas en el siglo XVIII. En el siglo XIX se experimenta un cambio notable. La aparición de las sociedades patrióticas o políticas por un lado y por otro el impacto de la Revolución Francesa.

Tras la Revolución Francesa (1789-1799), en la que fueron victimas no pocos masones entre ellos el sacerdote católico Juan María Gallot, de Laval, quien posteriormente fue beatificado por la Iglesia Católica, la situa­ción es radicalmente diferente. Así como en los países anglosajones, la Masonería adquirió cierto prestigio social, especialmente en EEUU, Gran Bretaña y países nórdicos, donde la presencia del clero no católi­co siguió siendo importante e influyente dentro de la Masonería, en la misma medida, los reyes de Inglaterra y Suecia controlaban la Masonería en sus respectivos países y gran parte de los presidentes de los EEUU de América militaban en sus filas.

Sin embargo, en los llamados países católicos los ideales de la Masonería, confundidos e identificados en gran medida con los del libe­ralismo, suscitaron por parte de la Iglesia Católica y de los gobiernos absolutistas de la época, una dura reacción. En este sentido llama la atención que desde Pio VII en 1821, con su Constitución Ecclesiam Christi, hasta la Humanum Genus (1884) de León XIII, la Masonería será identificada por Roma como una sociedad clandestina, cuyo fin era «conspirar en detrimento de la Iglesia Católica y la Masonería corresponde a los pontificados de Pio IX y de León XIII. Recordemos que solamente estos dos Papas, en sus documentos y alocuciones hablaron más de 2.000 veces contra la Masonería, identificada en muchos casos con la «Carbonería» (lo que es insostenible desde el punto de vista histórico).

El Concilio Vaticano II, finalmente se puede considerar el punto de referencia en que acaba de cuajar un movimiento de aproximación entre la Iglesia Católica y la Masonería, iniciado ya en ciertos sectores a comienzos del siglo XX Las intervenciones de Monseñor Méndez Arceo (Obispo de Cuernavaca, en México) en el Concilio Vaticano II, marcaron un hito en la cuestión de la actitud de la Iglesia para con las sociedades secretas y en concreto con la Masonería. A partir de ese momento la desconfianza mutua comienza a desaparecer. En este sen­tido, los obispos de Francia en 1967, abordaron ya el tema de la Iglesia y la Masonería. El obispo auxiliar de Paris, Monseñor Pezeril fue invitado a dar una conferencia en la Gran Logia de Francia (22 de junio de 1971). El arzobispo de Arcajú, en Brasil hablaba con la Logia de Cotinguiba en 1969 y en 1971 recibía el título y medalla de oro del Gran Reconocimiento Masónico.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

Los comentarios se han cerrado