Notición en los Telediarios: “Llega a la gran pantalla y al Teatro español, la esperada adaptación de ’50 sombras de Grey’”.

Vamos a explicar que es la Bazofia indigestible de ’50 sombras de Grey’ –  25 jul 2014

Si nos venden esta bazofia indigestible en formato de Libro, Serie, Película, Teatro, ¿y qué más?, y encima en los Telediarios, como algo indiscutible, DOGMA DE FÉ, respaldado por imágenes que son incontestables, como cualquier Notición que todos los españoles asimilan como Pastilla milagrosa (venenosa) que te da tu Médico de Toda la Vida, al igual que su Telediario de Toda la Vida.

En horario INFANTIL, tanto por las mañanas como por las noches, diciendo con descaro aberrante en Prime Time, “Millones de («INSENSATOS») lectores en todo el mundo esperaban con ansiedad este momento, las primeras imágenes de 50 sombras de Grey (http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/llega-gran-pantalla-esperada-adaptacion-50-sombras-grey/2682176/). La película que adapta el superventas de E.L. James (una escritora de la «Gran Bretaña», como es habitual; no hay una española decente capaz de escribir este deshecho del infierno), con cien millones de ejemplares vendidos, será tan explícita como el libro, según aseguran los productores”.  Está claro que estamos importando toda la mierda Yanki y de la Pérfida Albión, sin Espíritu Crítico y ultra-selectivo.  Este Planeta se va a pique seguro, el barco de la Tierra, lo estamos llenando Todos de agujeros, y encima les Premian……

 

Tanto defender los derechos de la mujer y la igualdad, para llegar a una esclavitud de una esclava sexual, que supuestamente se apunta voluntariamente a lo siguiente, redactando un Contrato BDSM (Bondage; Disciplina y DominaciónSumisión y Sadismo; y Masoquismo), adjunto un modelo suave, que los hay peores:

 

  1. Os paso primero este enlace introductorio y periodístico y después material más duro, para que sepáis que es esto que está afectando a millones de mujeres y hombres:  Hispanidad.com –  Literatura erótica un género mas profundo.
  2. Cincuenta sombras de Grey en Wikipedia.

 3. De la web de relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer y hacer……

Opinión acerca de los contratos de sumisión >>>  http://relatos.marqueze.net/opinion-acerca-de-los-contratos-de-sumision/

26 de octubre de 2006 –  Por Whipmaster.

Dominación. Tener una relación adecuada implica un nexo entre amo y esclava. He aquí algunas reflexiones sobre los contratos de sumisión.

Es frecuente encontrar en páginas web dedicadas al sado ejemplos de contratos de sumisión acompañados de explicaciones que los presentan como la mejor forma -a veces, la única forma- de regular una relación BDSM plena y satisfactoria y de fijar sus límites.

Yo mismo he firmado en el pasado bastantes contratos «standard» con mis esclavas. Pero de un tiempo a esta parte he optado por proponer a las esclavas que redacten ellas mismas su propio contrato de sumisión al término del periodo de iniciación. Los resultados son excelentes y su lectura mucho más excitante que la de cualquier contrato «legalista».

Os ofrezco un ejemplo. Lo escribió una de mis esclavas tras completar a mi entera satisfacción su primera fase de instrucción. A lo largo de la misma aprendió y memorizó íntegramente mis «55 reglas». Luego se le planteó la necesidad de aceptar formalmente su propia esclavitud para poder seguir adelante, cosa que hizo redactando el siguiente documento y presentándomelo para su aprobación.

CONTRATO DE SUMISIÓN

Introducción

Por el presente documento, al que reconozco valor contractual, me entrego plenamente a mi amo, dueño, señor y maestro y acepto servirle como esclava por todo el tiempo que él requiera mis servicios. Por este mismo acto renuncio por completo a mi anterior identidad, que repudio, y paso a llamarme «Esclava» «Perra» «Puta» o como mi amo desee llamarme. Es bajo esa nueva identidad que firmo al pie del presente documento, cuyo contenido acepto en su integridad de forma plenamente consciente, sabiendo y aceptando que en cada uno de sus artículos se establecen normas propias de una relación BDSM y que mi condición dentro de este marco de relaciones no será otra que la de una obediente sumisa a merced de los deseos de mi dueño.

Articulo 1º Para que pueda ser reconocida como esclava en cualquier momento y en cualquier situación mi amo me impondrá una serie de atributos que luciré con orgullo y cuya simple ostentación será para mi fuente de intima satisfacción. Entre los citados atributos se incluyen tanto los de carácter reversible como los permanentes: collares, anillos, aretes, piercing, tatuajes, etc. Se incluye asimismo la indumentaria que mi amo elija para cada momento y situación.

Articulo 2º Al aceptar mi plena sumisión me obligo a respetar y a acatar permanentemente las decisiones de mi amo, a quien entrego libremente el control de mi entendimiento y de mi voluntad, obligándome a obedecerle y a darle placer en todo momento, y confiando ciegamente en su sabiduría. Reconozco la carga que representarán para mi dueño todos los errores que pueda cometer y asumo todas las culpas, así como las penitencias que se deriven de ellas. Por lo tanto acepto plenamente y de buen grado todos los castigos y correctivos que mi amo me imponga con el animo de alcanzar la perfección.

Articulo 3º Al entregarme a mi amo para realizar mis fantasías de esclava asumo que mi aprendizaje tiene un coste. En pago del mismo le ofrezco mi cuerpo para que goce de él usándolo, vistiéndolo y modelándolo a su gusto. Me comprometo asimismo a mantener constantemente una actitud obediente y sensual y a mostrarme atractiva y apetitosa para que mi amo obtenga siempre el máximo placer cuando me use.

Articulo 4º Mi mayor deseo es convertirme en una perfecta esclava a las ordenes de un amo estricto y severo, sabiendo que ello requerirá un perfeccionamiento constante. Por ello suplico a mi amo que me eduque sometiéndome a una disciplina estricta, valiéndose de todos los recursos que juzgue necesarios para domesticarme, incluidos los dolorosos. Le doy las gracias por todos los correctivos que me impondrá para mejorar mis prestaciones y me comprometo a esforzarme por mejorar a diario.

Articulo 5º Acepto que mi amo pueda cederme a otras personas para completar mi formación. A ellas serviré en los términos que mi amo disponga. También es potestad de mi dueño exhibirme en lugares públicos, incluso a cara descubierta, tanto para castigarme como para gozar de mi plena sumisión.

Si mi amo decide hacer publicas imágenes (fotografías o videos) de su esclava lo consideraré un honor.

Articulo 6º Para vaciar ante mi amo todos mis pensamientos, buenos y malos, me comprometo a llevar un diario en el que anotaré todas las pruebas a las que sea sometida así como mis propias sensaciones, para que mi amo las examine y me corrija. Acepto desde ahora que este documento pueda ser hecho público en cualquier medio, incluso acompañado de imágenes y revelando mi identidad.

Articulo 7º Deseo ardientemente convertirme en una puta para dar a mi amo el máximo placer sexual. Para ello vestiré prendas fetichistas de su agrado y me comportaré siempre de forma extremada y provocativa, tanto en privado como en público. La adquisición de nuevas prendas y del instrumental necesario para mi doma se realizará exclusivamente con el dinero que mi amo obtenga de mi emputecimiento, alquiler o cesión temporal a terceras personas.

Articulo 8º Estaré siempre a disposición de mi amo para que pueda usarme como y cuando le apetezca. Acudiré a sus llamadas con la máxima celeridad y tendré permanentemente preparadas las prendas que mi amo estime obligatorias para presentarme ante él.

Articulo 9º Deseo que mi esclavitud sea total. Por ello suplico a mi amo que además de usarme para obtener placer sexual me considere su criada doméstica para todo tipo de labores. También asumo que pueda formar parte de mis obligaciones proporcionar a mi amo otras esclavas o putas tanto para su uso ocasional como permanente, e incluso ser considerada la última de las siervas de sus siervas. Si éste es su deseo, lo satisfaré gustosamente.

Articulo 10º Confío que gracias a la sabiduría de mi amo pueda llevarse a cabo todo lo establecido en este contrato de sumisión de forma plenamente satisfactoria, continuada y placentera. Si mi amo no obtuviese de mí el máximo placer se deberá única y exclusivamente a mi ineptitud.

Y como prueba de aceptación de todo lo estipulado en el presente documento y de mi entrega y sumisión absoluta a mi dueño, amo, señor y maestro me agacho ante él, le adoro besando sus pies e inscribo mi nombre de esclava a continuación.

La conformidad de mi amo a este pacto me será dada en el momento en que derrame su orina sobre mi cara

Sepan pues todos cuantos este documento leyeren que esta es la condición que yo he elegido libremente.

Fdo:  La Perra de mi Amo y Señor.

Si tú también quieres proponerme tu contrato de sumisión escríbeme a hvk(arroba)lettera.net

 

El collar D/s: símbolo de sumisión y entrega en la infra-cultura BDSM.

BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla formada con las iniciales de las siguientes palabras: Bondage; Disciplina y DominaciónSumisión y Sadismo; y Masoquismo. Abarca, por tanto, a una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.1

A veces, en el habla cotidiana, se utilizan las expresiones «sado» o «sadomasoquismo» para referirse al BDSM, aunque ambos términos resultan equívocos, en parte por tratarse de palabras creadas por la psiquiatría para definir enfermedades mentales y en parte, porque las prácticas abarcadas por el BDSM son variadas y admiten gran cantidad de manifestaciones diferentes.

Como práctica erótica el BDSM se apoya siempre en el consenso de los participantes y se distingue radicalmente del sadismo criminal.2

Concepto

BDSM es un término creado en 1990 para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla formada con las iniciales de las siguientes palabras: BondageDisciplina y DominaciónSumisión y Sadismo; y Masoquismo.

Bondage, es un término inglés referido a la sujeción que implican ciertos vínculos, que se establece en ciertas relaciones de subordinación. Históricamente, en siglos anteriores, fue un término utilizado para referirse al lazo vincular restrictivo que unía a amos y esclavos, o a señores feudales y vasallos.4 El término «bondage» también suele ser asociado a las ataduras con sogas u otros elementos de restricción, que se utilizan muchas veces en el BDSM, pero linguísticamente la palabra «atadura» no proviene del término inglés bond, sino del término inglés bind.4 Las prácticas eróticas relacionadas con el bondage entonces, son propiamente las que establecen roles de poder asimétricos, como amo-esclavo, patrón-mucama, jefe-empleado, maestro-alumno, policía-detenido, dueño-mascota, etc. Impropiamente en la práctica también se relaciona esta expresión con las ataduras y restricciones con fines eróticos.  Para el término BDSM referente a quemaduras, véase Branding (quemadura).

Disciplina, es un término que hace referencia a prácticas eróticas relacionadas con reglas, castigos, adiestramiento, protocolos de comportamiento, posturas según las circunstancias, etc.

Dominación, es un término utilizado para referirse a las prácticas eróticas en las que una persona adopta un rol dominante para actuar de acuerdo a su voluntad y su deseo sobre otra u otras personas que adoptan un rol sumiso. La persona en el rol dominante manda y dispone. Se trata siempre de una dominación sujeta constantemente al consenso y los límites establecidos por la persona que acepta ser dominada. El BDSM rechaza toda práctica de dominación, por mínima que sea, que no cuente con el consenso actual de la persona dominada.

Sumisión, es un término utilizado para referirse a las prácticas eróticas en las que una persona adopta un rol sumiso en el que queda bajo la voluntad de otra u otras personas que adoptan un rol dominante. Es la situación complementaria de la dominación, por ello suele hablarse de relaciones D/s. La persona en el rol sumiso obedece o deja que se actúe sobre su cuerpo. Se trata siempre de una situación de sumisión voluntaria, dentro de los marcos de los límites establecidos por la persona que adopta el rol sumiso.

Sadismo, es un término que en este contexto se utiliza para referirse a prácticas eróticas en las que una persona obtiene placer causando dolor, humillación o incomodidad a otra persona que acepta esa situación. Se trata siempre de prácticas voluntarias que no pueden ir más allá de los límites establecidos por la persona que recibe el dolor, la humillación o la incomodidad, y que pueden ser detenidas en cualquier momento. La persona que adopta el rol sádico, cuida en todo momento la situación de la persona que recibe el dolor, la humillación o la incomodidad, a fin de evitar cualquier daño. Se trata de una práctica erótica que no tiene ninguna similitud con el sadismo criminal.

Masoquismo, es un término que en este contexto se utiliza para referirse a prácticas eróticas en las que una persona obtiene placer experimentando dolor, humillación o incomodidad, generalmente a manos de otra persona que acepta esa situación. Se trata siempre de prácticas voluntarias que no pueden ir más allá de los límites establecidos por la persona que recibe el dolor, la humillación o la incomodidad, y que pueden ser detenidas en cualquier momento.

Muchas actividades enmarcadas en el BDSM tienen como elemento común una situación de traspaso de poder con finalidad erótica, siempre voluntario, conocido en inglés con la expresión Erotic Power Exchange (EPE o Intercambio Erótico de Poder).

Algunas de las prácticas que engloba el término, como la humillación erótica, el dolor, la sumisión y otras, no podrían entenderse al margen de su implicación con una forma específica de placer mutuo, sin la cual las citadas prácticas se asociarían con sensaciones desagradables. Durante una sesión (el tiempo en que se practica ese intercambio de poder) los participantes acuerdan determinadas reglas para garantizar que las prácticas se realicen en un entorno de consenso y libre voluntad (conocido con las siglas SSC o sensato, seguro y consensuado). Se puede practicar en algunos clubes o bares, generalmente ubicados en las grandes ciudades, especializados en la temática BDSM.

Es muy usual que muchas prácticas fetichistas se inserten naturalmente en las prácticas BDSM, como sucede con la ropa de cuero (leather), la adoración de pies y tacones, ciertos juegos de rol, en los que cada parte asume uno de los papeles, tales como los de maestro/a-alumno/adoctor(a)-pacienteniñero/a-bebé (age play), juegos de entrenamiento de mascota y otros, etc. El BDSM también se relaciona con prácticas eróticas o culturas cercanas como la subcultura gótica y el Vampirismo.

Bondage es una denominación aplicada a los encordamientos eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda.

Las ataduras pueden hacerse en una parte o la totalidad del cuerpo, utilizando por lo general cuerdas; aunque también se puede ver en muchas ocasiones el uso de cintas, telas, cadenas, esposas y cualquier otra cosa que pueda servir para inmovilizar a la pareja. Con cierta frecuencia, a esta se le aplica mordaza o se le vendan en los ojos.

El bondage puede usarse como práctica estético-erótica como parte de una relación BDSM, como una variante erótica más, o como elemento en ceremonias de dominación o desadomasoquismo.

Bondage y erotismo

A pesar de que este tipo de prácticas sólo recientemente se han empezado a recoger en obras de divulgación sobre sexualidad, el deseo sexual ligado a la inmovilización está muy extendido y se conoce desde antiguo, como lo muestran numerosas imágenes de intención aparentemente no erótica.

¿Por qué a algunas personas les atrae el juego de ser atadas? La razón que con más frecuencia se invoca es la liberación de inhibiciones y responsabilidades, en la medida en que confían las llaves del juego erótico a otra persona, que es quien marca las pautas. La sensación de dejarse llevar, de despreocupado abandono erótico, es para muchas personas altamente gratificante en el plano sexual.

A algunas personas les atraen también las sensaciones físicas: la presión de la cuerda, la imposibilidad de moverse, el roce o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la piel. Ligado a esto último está asimismo el placer obtenido por la adrenalina que genera el peligro simbólico. Atrae igualmente la sensación de impotencia cuando se hacen intentos por liberarse; a algunas personas les agrada realizar estos intentos mientras son estimuladas sexualmente por la persona activa.

En este contexto, algunas de las razones que las personas activas suelen dar con más frecuencia para explicar su afición al bondage, son el estímulo que genera tener la total responsabilidad sobre el placer sexual del compañero o compañera, el placer creativo y estético unido a la visión del cuerpo humano encordado como una singular obra de arte, y otras razones, que son complementarias de las que interesan a quienes asumen el rol pasivo.

En la práctica del bondage pueden intervenir otros complementos, como: máscaras, vendas, mordazas, plugs, columpios, etc.

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario

Usted debe Logueado Introduzca un comentario.