Obispos presuntos cómplices del Mal…

Pbro.  Custodio Ballester Bielsa,  Párroco de la Inmaculada Concepción-Barcelona (España)

Forma parte de:    www.SacerdotesporlaVida.es

 

Publicado en Germinans Germinabit   el 2 de octubre de 2014

 

El Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e “infectado” , como el resto de partidos mayoritarios, por el lobby gay; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales para la promoción de la llamada “gobernanza global” al servicio del imperialismo transnacional neocapitalista (Masonería). Los partidos políticos mayoritarios se han constituido en verdaderas estructuras de pecado(Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá)

Os paso este artículo que explica cómo se está Pudriendo la Sociedad, por un montón de colaboradores Necesarios con el Mal y con el Mal Menor.   Que nos van a llevar a un dilema mortal de necesidad, colaborar o no Colaborar.  No tiene precio el artículo por la claridad y contundencia de sus planteamientos y la Rabiosa Actualidad….

Siempre es lo mismo: o hay convicciones profundas, o no las hay.  Mons. Juan Antonio Reig las tiene y por eso sabe que no hay árbol bueno que dé frutos malos (cf. Mt 7,17) y que no puede ser cómplice del mal quien lo resiste y lo denuncia. Sin embargo, desde el momento en que se aprende a relativizarlo prácticamente todo, nos sometemos a la ley del plano inclinado, poniéndonos así en camino de aceptarlo absolutamente todo, hasta lo más contrario a nuestras convicciones y valores. Si nosotros no somos quién para juzgar por ejemplo a un nazi, que actúa según sus propias convicciones con la misma legitimidad que yo actúo según las mías; desde el momento en que considero que mi sistema de valores no es tan bueno que merezca dar la batalla para imponerse a los que se le oponen; desde ese mismo momento estoy aceptando la liquidación de mis valores a manos de sus rivales. Y como no soy quién para juzgarles, empiezo por mirar para otro lado cuando les veo en actuaciones dudosas, hasta inhibirme totalmente cuando sus acciones atentan frontalmente contra mis convicciones.

Cabe por tanto preguntarse si ese relativismo tan buenista que lo considera todo igual de bueno, es realmente inocente en su sentido estricto, es decir que no hace daño a nadie. Porque si les dejamos ganar terreno a los nuevos “valores” que se han puesto de moda (primero reclamando la igualdad, para luego imponer su superioridad), ponemos los nuestros en franca retirada hasta su total extinción. Y no podemos decir que no perjudique a nadie una semejante sustitución de valores fundamentales que afectan nada menos que a los mismos cimientos de la vida.  Mal pueden administrarse por tanto esos valores desde una moral ingenua. Tras ese buenismo se esconde la claudicación, a la que le caben bastantes nombres, entre ellos el de colaboración necesaria para el mal.  La indispensable colaboración del silencio y del no hacer nada.

Los colaboracionistas, el más alto escalón de los tolerantes y los conniventes, relativistas morales donde los haya, ceden una y otra vez en cuestiones esenciales: si no de iure,  de facto. Y a cambio de todas estas clamorosas claudicaciones consiguen esas migajas de posicionamiento social, prestigio mundano y reconocimiento estructural que anhelan desesperadamente.

Pero lo peor del caso es que la colaboración no es del todo pasiva ni controlable. No se trata sólo de contemporizar. Porque el espacio social en que se mueve el individuo lo conforman actitudes uniformes, códigos y reglas implantados por el poder: si es el aborto, primero exigirán su despenalización so pretexto de protección de la mujer; luego reivindicarán su derecho a la interrupción voluntaria dentro de determinados plazos (derecho casi siempre administrado por otros); y para saltárselos, implantarán el “aborto médico” o “terapéutico”. Si se trata de la eutanasia, primero abogarán por el derecho a la muerte digna, luego postularán el “suicidio asistido” (para que no sea otro el que toma la decisión de matar) y al final reclamarán la eutanasia sin más (administrada las más de las veces por el médico).

Y si se trata de no discriminar ni condenar a los homosexuales, primero se pedirá para ellos un estatus de especie protegida; luego, para afianzar esa discriminación positiva con cuotas incluidas, “se venderá” la homosexualidad como un bien social a proteger: el de la diversidad de tendencias sexuales.  Se reivindicará por tanto la necesidad de promover esta forma de sexualidad en la escuela y en los medios. Y finalmente se reclamará para las uniones homosexuales la categoría social y el rito del matrimonio, incluyendo el derecho preferente de adopción. Es que una vez colocados en el plano inclinado, no hay más que dejarse llevar. Y ahí nos encontramos todos (la Iglesia incluida) por ver quién es más pro buen rollo con los gays, por ver quién apoya más decididamente a ese colectivo y, por supuesto, a los principios doctrinales en que se sustenta.

Hasta el punto de que parece legítimo cuestionarse si el problema de la pederastia en la Iglesia y la criminal tolerancia con que se abordó, no fue consecuencia directa del creciente prestigio y posicionamiento que ganaron en ésta los homosexuales y la homosexualidad.

 
Mn. Joan Carreras, sacerdote del Opus Dei
 

No hay, por tanto, posibilidad de inocencia en la posición colaboracionista: no cabe alegar ignorancia. Al rendirse ante ese poder, el colaboracionista reconoce el predominio de la presión de grupo sobre él; y al formar parte de esa presión respecto a los demás, se transforma en cómplice. Quizá más que el militante. Ahí está como ejemplo el Padre Joan Carrera, de la prelatura del Opus Dei (¿¿¿y con él la misma prelatura, porque qui tacet, consentire videtur: el que calla, otorga; y más si saca tajada???), afirmando que la defensa a ultranza del derecho a la vida como si se tratara de una verdad absoluta, no es una actitud “realista” (novísimo concepto teológico) y, por tanto, no está fundada en el Evangelio (¡genial conclusión!). Es simple y llanamente ideología.  Y es que el colaboracionista interioriza esta colaboración y, por fatalismo o por admiración, por interés, miedo o cobardía, la transforma en el objeto de su servilismo. El caso del Padre Joan Carrera es el no va más del servilismo: el gobierno siempre tiene razón, ¡cómo no!

En cada colaboracionista existe una decisión profunda y original que constituye el fondo de su personalidad: la de plegarse al hecho consumado, fuere éste el que fuere: sea corrupción política, aborto, eutanasia, experimentación genética, clonación embrionaria, matrimonio gay… o el nazismo en el ejemplo propuesto. Lo que sea, con tal de no quedar fuera de juego, manteniendo para ello la institución, y sobre todo su estructura jerárquica, dentro de las coordenadas del poder vigente, sea político, sea mediático. Lo que sea por no resultar impopular. Silencios y vaguedades mientras no sea posible alinearse directamente en los nuevos valores y costumbres. Es que arriesgar la institución (¡me refiero a la eclesiástica!) acarrearía la pérdida de un estatus que se debe preservar y al que de ninguna manera se quiere renunciar.

La Historia, magistra vitae, nos ilustra. Ahí tenemos ejemplificada esta tesis en los procesos de depuración contra los colaboracionistas tras la segunda guerra mundial. En 1945, tanto el Mariscal Pétain como Pierre Laval, jefe del gobierno, fueron llevados ante el Tribunal Supremo de Justicia acusados de “complot contra la seguridad del Estado e inteligencia con el enemigo”. En ambos procesos se abordaron las mismas cuestiones y se emplearon idénticas estrategias y argumentaciones. Las mismas que hoy nos ocupan: resistir o colaborar.

Con todo, el proceso de Laval es el que resulta más ilustrativo, ya que mientras que Pétain optó por guardar un silencio desdeñoso, Laval, abogado y diputado de larga trayectoria, se defendió con la mayor vehemencia: “No hay un solo ámbito en el que no pueda demostrar, establecer y probar que la ocupación alemana habría sido mucho más cruel si yo no hubiera estado allí”. Y también porque, en su tácito reparto de funciones mientras compartieron el poder, Laval había asumido ser el ejecutor del trabajo sucio: Ahora que estamos en la mierda -le decía a Pétain- déjeme ser su pocero.

Ante la victoria del enemigo, hay que entenderse con el vencedor -PP, PSOE o ERC- con objeto de mitigar las posibles consecuencias negativas para la Iglesia, aliviar la incomodidad de los católicos y mantener el chiringuito. En palabras de Laval: “Ahora dicen que habría sido mejor morir que negociar. Siempre he pensado que era mejor que existiera un gobierno francés, para servir de barrera entre el pueblo y el ocupante. Los nazis eran capaces de los peores crímenes; pero también podían ser generosos si sabías cómo tratar con ellos”.

Y como muestra, un botón: La visita de la vicepresidenta del Gobierno al Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, se saldó con una serie de vaguedades sobre “la oportunidad de hablar ampliamente sobre la situación económica y social en España y en Europa” y con la afirmación de doña Soraya de que “no hemos abordado este asunto –la reforma del aborto– y sobre la cuestión no hay ninguna novedad respecto a lo que el Gobierno viene manifestando”. Eso sí, después de asegurar “la sintonía y la cercanía que el Vaticano y España mantienen en general y siguen manteniendo, y últimamente de manera muy intensa”. “No hay ninguna novedad” sobre la reforma del aborto…

Y la semana siguiente, el 23 de septiembre, Mariano Rajoy anuncia la retirada definitiva del anteproyecto. Ahora sabemos que la vicepresidenta informó previamente a Parolin de la retirada de la reforma del aborto. También a ciertos Obispos Selectos, que guardaron secretamente la privilegiada información y dejaron que saliera la V Marcha Nacional por la Vida del día 21 de septiembre ignorando la traición del Gobierno: era vital para todos ellos evitar que se convirtiese en una movilización contra el PP.  Hay que colaborar para minimizar daños… No hay más remedio, dirán estos obispos como Laval.  Sólo presuntamente han colaborado el Vaticano y los obispos selectos con Rajoy, para que no le supiera tan amarga la traición.

El estilo colaboracionista -laico o eclesiástico- consiste pues en ceder a las demandas del poderoso para obtener compensaciones o contrapartidas si no a corto, sí a medio o a larguísimo plazo, ya que lo esencial es evitar las fricciones con el poder político para crear un ambiente distendido y ganarse su confianza.

Por eso se le abren a uno las carnes cuando ve que los principios de la Iglesia y la propia Iglesia se defienden por criterios y praxis como los de Pierre Laval. Estamos viéndolo en temas tan esenciales como el aborto, la experimentación con embriones humanos, la eutanasia y la homosexualidad como forma de vida igual de legítima que la heterosexualidad. Los pastores de la Iglesia, desde todos los niveles y con contadísimas excepciones, acaban haciendo encaje de bolillos para no chocar frontalmente con esas filosofías de la vida y esas praxis modernas defendidas por el poder político; filosofías y praxis situadas en las antípodas de la doctrina que ha mantenido incólume la Iglesia durante tantos siglos.

Y es que en los hospitales católicos con sus abortos, píldoras, esterilizaciones, sus frigoríficos de última generación repletos de embriones y sus eutanasias, parecen cumplirse las proféticas palabras de Jesucristo: “Cuando veáis la abominación de la desolación en el lugar santo, entonces los que estén en Judea, huyan a los montes: el que esté en el terrado no baje, ni entre a recoger algo de su casa y el que esté en el campo no regrese en busca de su manto. Porque en aquellos días habrá una tribulación cual no la hubo desde el principio de la Creación hasta el presente, ni volverá a haber” (Mt 24,15).

Esa política de defensa tácita del mal menor (¡pero connivencia con el mal!) nos ha situado en una posición envilecedora cuyo alcance y carácter no puede ser ignorado por sus autores. Nos causa un perjuicio moral enorme, que la Iglesia deberá purgar  durante mucho, mucho tiempo: a pesar de que tradicionalmente su testimonio como institución ha sido inequívoco.

 

Etiquetas: Evangelium Vitae

 

______________________

25 comentarios:

Gerásimo Fillat2 de octubre de 2014, 23:38

Y la melindrosa nota de la Conferencia Episcopal se parece a un discurso de Navidad del mariscal Pétain: Unas lagrimitas, y ¡a mirar el aspecto positivo de la situación! Hay más luces que sombras… Para ellos tal vez, no para los abortadoshttp://politica.elpais.com/politica/2014/10/02/actualidad/1412250796_995680.html

Responder

Anónimo2 de octubre de 2014, 23:47

Algunos familiares del P. Carrera están enchufados por Fernández Díaz en el Ministerio de Interior. ¿Será esa la causa de su peculiar teología?

Responder

Hermenegildo3 de octubre de 2014, 0:11

“El derecho a la vida y el meapilismo pepero”

http://info-caotica.blogspot.com.es/2014/10/el-derecho-la-vida-y-el-meapilismo.html

Responder

Anticristo, violencia en Cataluña y Tercera Guerra Mundial3 de octubre de 2014, 0:37

Tres indicios indican que estamos ante los Últimos Tiempos:

1. Mn. Custodio menciona implícitamente la existencia de un signo de los tiempos: la cercanía de la era del Anticristo.

a) “Cuando veáis la abominación de la desolación…”

b) “Esa política de defensa tácita del mal menor (¡pero connivencia con el mal!)…”

2. Síntesis de la intervención de Manuel Milián Mestre en el programa “.Cat” de hoy de TV3 con Ariadna Oltra titulado “El Constitucional i la desobediéncia”:

La consulta del 9 de noviembre no se celebrará, lo que causará en Cataluña una frustración brutal, generará grupos radicalizados VIOLENTOS y afectará a dos generaciones de catalanes. La política catalana no sigue el consejo de Tarradellas: “nunca más un 6 de octubre”.

3. El Papa Francisco ha dicho por dos veces que estamos en la Tercera Guerra Mundial:

www.aleteia.org/es/religion/noticias/el-papa-francisco-y-la-tercera-guerra-mundial-5786579180191744

La Iglesia se deshace en el mal, el mundo se inclina hacia el plan satánico: tal como va la Iglesia, tal irá el mundo.

Responder

Respuestas

La política catalana no sigue el consejo de Tarradellas: “nunca más un 6 de octubre”.3 de octubre de 2014, 1:12

– Cataluña, 10 horas de independencia, Companys proclama el Estado Catalán, el general Batet bombardea y la República procesa a la Generalidad, José García Abad, 2014

[Considera que la ANC-Òmnium equivale al Estat Català, y que Mas está secuestrado por Junqueras como Companys lo estuvo por Dencàs]

– La rebelión militar de la Generalidad de Cataluña contra la República, El 6 de octubre de 1934 en Barcelona, Alejandro Nieto, 2014

– 6 d’Octubre. La desfeta de la revolució catalanista del 1934, Enrique Ucelay-Da Cal, Arnau González Vilalta, Manuel López, 2014

– Evitar l’error de Companys! Tarradellas i la lliçó dels Fets d’Octubre, Joan Esculies, 2014

– Els escenaris del 6 d’Octubre. Revolució i contrarevolució a l’Europa dels anys 30, Jaume Barrull Pelegrí, 2014

– Els Fets del 6 d’Octubre de 1934, Manel López Esteve, 2013

– Abans del sis d’octubre (un dietari), Amadeu Hurtado, 2008 [dietario escrito entre mayo y septiembre de 1934 sobre la historia de la Ley de Contratos de Cultivo: visión crítica del conflicto entre la Generalidad y la II República]

– Las armas de la Generalidad, Gaziel, 11 octubre 1934, La Vanguardia

– 1934, comienza la guerra civil: el PSOE y la Esquerra emprenden la contienda (en colaboración con Javier Ruiz Portella), 2004

[Para mí, el más interesante de todos, porque considera probado que el 6 de octubre es la primera batalla de la guerra civil: las izquierdas y los nacionalistas en rebelión militar, crímenes contra la Humanidad y golpe de Estado… ¡contra su propia legalidad republicana!]

Anónimo3 de octubre de 2014, 11:47

Hay otros dos libros básicos:

MEMÒRIES POLÍTIQUES
Joan Puig i Ferreter
Proa, 1981

Consejero de ERC durante la II República y el exilio, hipercrítico con el Avi Macià, el Mártir Companys y el Ja sóc aquí Tarradellas, denuncia sin complejos la unión del catalanismo lingüístico-cultural con el catalanismo político-soberanista, así como el reduccionismo y el cierre mental del catalanismo que provocó el cataclismo del 6 de octubre y la guerra civil.

LA CREACIÓ DEL MITE COMPANYS
El 6 d’octubre de 1934 i la defensa de Companys per Ossorio y Gallardo
Arnau Gonzàlez i Gisela Bou
Base, 2007

Imprescindible para entender la conversión del delito de golpe de Estado de Companys el 6 de octubre, en una defensa de la Nación catalana y la República social de los trabajadores.

Dos libros que ilustrarán el futuro de Mas: defensor nacional y social; así como del cierre de mentalidad del catalanismo. Una época intersante nos toca vivir, para rememorar la locura de 1931-1939.

QUIM MARCOS3 de octubre de 2014, 12:31

Totalmente de acuerdo, le indico: Gerald Brenann, fue el primero en escribir, 6 de octubre empieza la guerra civil, que sera larvada hasta principios del 36 que sera abierta y ya totalmente descarad a mediados de este año.
PSOE y ERC son los incitadores y organizadores de la guerra civil con el apoyo de los anarquistas. Quién lo dude le digo que lea la prensa de estos partidos, su órgano oficial, los encontrará en la Hemeroteca de Barcelona, Casa de l’Ardiaca, muy cerca de la Catedral de la Santa Cruz y Santa. Eulalia.

Responder

Anónimo3 de octubre de 2014, 0:51

Tan rotundo como cierto. No puedo añadir ni quitar nada

Responder

Anónimo3 de octubre de 2014, 9:43

El P. Custodio Ballester ¿sabe hablar de algo más que del aborto?
¿Hay algún aspecto del Evangelio que le parezca que puede sernos útil actualmente?

Responder

Respuestas

Anónimo3 de octubre de 2014, 13:54

Al anónimo de las 9:43 lo que menos le interesa es el Evangelio. Aparte de que no tengo yo la impresión de que el artículo de hoy trate del aborto, a muchos nos parece bien que el Espíritu Santo reparta sus dones entre muchos y no se los dé todos a uno solo. Si a uno le da el don de luchar contra el aborto, a otro el de ayudar a los cristianos perseguidos, a otro el de llevar peregrinos a Tierra Santa, a otro el de asistir a los ancianos, a otro el de promover el culto sagrado y a otro el de dar vida a una cofradía, ¿le echaremos en cara a cada uno de ellos que no disfrute de los demás dones? Lo que es seguro es que el don de la mezquindad no viene del Espíritu Santo.

Responder

Anónimo3 de octubre de 2014, 9:54

Un par de aclaraciones importantes sobre Mn. Joan Carreras:

1º- Uno de sus hermanos, Jorge Carreras ddel Rincón, es Presidente de la Junta Local del Partido popular de Sant Cugat del Vallés desde junio de 2101. Actualmente es Concejal y Portavoz del Grupo Municipal del PP en Sant Cugat del Vallés.

2º-Mn. Joan Carreras promovió la “Asociación de Blogueros con el Papa” y actualmente es Vicepresidente. Se trata de una asociación integrada por blogueros católicos que en inicio eran españoles y que se ha ido extendiendo por numeroso países, fundamentalmente, de hispanoamérica. Entre los días 10- 12 de octubre celebrarán su IV Encuentro y en esta ocasión será en Cádiz. Estarán presentes algunos de los católicos más activos en las redes sociales de diferentes medios: Mayra Novelo (Catholic.net), Leticia Soberón (RIIAL y PCCS), Alberto Chichilla (EWTN, Aciprensa), Carmen Álvarez (Aleteia), Mauricio Artieda (Catholic-link), Joaquín de los Ríos (Mayfeelings) o Jorge Enrique Mújica.

Resumiendo, Mn. Joan Carreras, tiene vinculación familiar directa al PP y aprovecha las relaciones que ha ido tejiendo para colocar sus mensajes en las redes sociales. Recientemente, como consecuencia de un polémico artículo suyo sobre el aborto, ha generado una ciberbatalla en facebook y ya acumula más de 290 comentarios.

Pensábamos que ya teníamos suficiente con la monja Teresa Forcades o Sor Lucía Caram y ahora nos encontramos con Mn. Joan Carreras engordando la bola del daño a la Iglesia. ¡BASTA YA!

Responder

Respuestas

Anónimo3 de octubre de 2014, 14:30

Siento vergüenza por los pertenecientes al OD. Cómo se deben sentir y por qué no manifiestan su descontento con las declaraciones de este buen señor?. Estoy de acuerdo con Ud. Van atacando a la Iglesia incluso “algunos” de los que antes defendían con toda su entrega a la santa Iglesia católica. Espero que los responsables de la Obra pongan fin y remedien esta cuestión. María Auxiliadora prega per nosaltres. Amén.

No conduzcas con un coche malo3 de octubre de 2014, 15:41

“Pensábamos que ya teníamos suficiente con la monja Teresa Forcades o Sor Lucía Caram y ahora nos encontramos con Mn. Joan Carreras engordando la bola del daño a la Iglesia. ¡BASTA YA!”

Como se atrevan a tocar un sólo pelo de Mn. Joan Carreras, habrá que coger al superior del Opus, al obispo o al cardenal, de la curia episcopal o vaticana, que lo haga y lanzarlo directo al lago más profundo con una piedra al cuello y dentro de un saco con una sierpe…

… siempre que continúen impunes Sor Forcades y Sor Caram, en especial la primera. Ciertamente, es escandaloso e intolerable que Sor Forcades 1. divulge herejías y apostasías de fe y moral, y 2. participe en un partido político bajo el camuflaje de ser impulsora de un movimiento social “Procés Constituent de Catalunya” donde propone una constitución catalana basada en la ideología de género, la cultura de la muerte, del relativismo y del descarte, como se ve en el documento [1]:

– Anulación del Concordato
– Derecho a apostatar
– Derogación del Código Canónico y sujeción de la Iglesia a la legislación civil (igualdad hombre-mujer: sacerdocio femenino y casado según la ideologia de género, libre aborto…)
– No reconocimiento civil del matrimonio canónico
– Expropiación forzosa total del patrimonio eclesial para pasarlo al dominio público
– Prohibición de la diferencialidad fiscal de la Iglesia
– Prohibición a la Iglesia de expresarse en cuestiones científicas y bioéticas (aborto, reproducción asistida, eutanasia, muerte asistida)
– Prohibición de asistencia de políticos a las misas (San Jorge y La Merced)
– Eliminación del juramento ante la Biblia
– Eliminación de símbolos y presencia católica en todo centro público: cementerios, tanatorios, residencias, hospitales, prisiones…
– Eliminación de la asignatura de religión católica

O mientras los jesuitas continúen dando Nueva Era, tal como se ve en este prospecto [2], contraviniendo lo que dispone el documento vaticano “Jesucristo, portador del agua de la vida”.

Quiero dar las felicidades a todos los obispos y superiores de Cataluña: fantastico, así se destruye una Iglesia, no haciendo nada.

Lo de Mn. Carreras era cuestión de tiempo: un listo se ha dado cuenta de la falta de autoridad de los obispos y la ha colado por la derecha.

Bien, muy bien. Pero mal, fatal, pésimo para la Iglesia, porque se ha abierto el campo del agravio comparativo y del “si el sí, entonces yo más”. Y los obispos no cumplen con su deber de sucesor de los apóstoles. Y Jesús, triste por ello, pues ve como la indisciplina y la desobediencia se extienden.

[1] wiki.procesconstituent.cat/index.php?title=Per_una_Catalunya_laica
[2] www.covamanresa.cat/docs/Activitats_Castella.pdf

Responder

Josep G. Trenchs   3 de octubre de 2014, 10:29

Mn. Custodio, muchas gracias por su valentia en escribir ese articulo.

Los católicos, que por la gracia de Dios, tenemos el don del discernimiento, nos damos cuenta que para algunos o muchos, depende como se mire, el pecado no existe.

Los mandamientos del Decálogo, si la memoria no me falla, fueron entregados por Dios a Moisés y esto fue muy anterior a la venida de Jesucristo, por tanto la DEFENSA DE LA VIDA, no es cosa inventada por Jesús ni mucho menos por la Iglesia.

Ahora, otra cosa, es la actuación de la Sociedad moderna, que para satisfacer sus pasiones, solo le interesa ver los mandamientos que le son propicios.

Hoy se habla mucho de pederastia y corrupción. Me parece muy bien, son dos pecados en los que hay que luchar para extirparlos de nuestra Sociedad.

Pero ¿que pasa con el aborto? que para mi es peor que los anteriores porque hay una nueva vida en camino que se le quita la opción de vivir.

Sencillamente el pecado del aborto, viene siempre precedido de otro pecado de relaciones sexuales, tomadas éstas, como un juego para satisfacer unos instintos y claro, prohibirlo es “politicamente incorrecto”.

Pero hemos de pensar que a nosotros, hombres y mujeres, nos engañamos nosotros mismos y podemos dejarnos engañar, pero a Dios, NO.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Sobre Para Mayor Gloria de Dios, El Siervo de Dios

Experto en Informática y en Bioquímica y Biología Molecular.

No hay comentarios aún. ¡Sea el primero en dejar un comentario!

Dejar un comentario

Usted debe Logueado Introduzca un comentario.